Once barcos se desvían del Puerto de Valencia por la falta de acuerdo sobre las vacaciones de los estibadores

Barcos esperando para acceder al Puerto de Valencia.
Barcos esperando para acceder al Puerto de Valencia. / Irene Marsilla

En las últimas semanas esta situación ha provocado que unos 20 barcos diarios no hayan podido descargar su mercancía

EUROPA PRESS

La falta de acuerdo entre empresas y estibadores para las sustituciones de verano por las vacaciones ha generado que unos 20 barcos diarios queden paralizados en el Puerto de Valencia ante la falta de personal para descargar la mercancía y que en dos días un total de once barcos hayan decidido desviarse a Barcelona, Sagunto o Castellón.

Así lo ha indicado el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV, Aurelio Martínez, tras el Consejo de Administración de la entidad, en donde ha explicado que "las tensiones" entre empresas y estibadores han generando el desvío de once barcos y que las navieras puedan dejar de confiar en el recinto portuario de Valencia.

Ha explicado que en las últimas semanas esta situación ha provocado que unos 20 barcos diarios no hayan podido descargar su mercancía y se hayan registrado colas de hasta dos días de retraso, lo que ha provocado que un total de once barcos se hayan desviado hacia otras instalaciones portuarias como Castellón, Barcelona o Sagunto.

Además, ha advertido de que de continuar las desavenencias se trasladará una imagen a las navieras de que el Puerto de València "no es fiable".

Por otro lado, el presidente de la APV ha dado cuenta de la marcha de la Operación Paso del Estrecho (OPE) y, en este sentido, ha destacado que se ha aumentado un 30% el tráfico respecto al ejercicio anterior y ha estimado en unos 45.000 los pasajeros de entrada y salida.

Reducción de la deuda en 200 millones desde 2012

También, ha valorado que han aumentado los ingresos del puerto un 6,06% y sus resultados económicos crecen a tasas por encima del 10%. Además, ha destacado que la deuda de la APV se sitúa en 439 millones y espera acabar el año con una cifra cercana a los 400 millones, lo que supone "una reducción en 200 millones desde 2012". "Esto es un dato positivo", ha incidido.

Fotos

Vídeos