Nuevo orden patronal

Empresario del metal, Vicente Lafuente ha sido elegido para representar a la asociación que reúne por primera vez a la gran industria valenciana

Á. M.Valencia

La nueva patronal de la gran industria de la Comunitat Valenciana, Confeindustria CV, ha elegido esta semana a Vicente Lafuente como su primer presidente. En beneficio de la racionalidad organizativa, las patronales del azulejo (Ascer), calzado (Avecal), metalmecánico (Femeval), textil (Ateval) y el mueble y la madera (Fevama) decidieron hace unos meses, en pleno desplome de la autonómica Cierval, unir esfuerzos, al margen y en paralelo a la refundación de la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) en entidad regional.

Lo primero que han hecho es mostrar su apoyo con el proyecto que intenta poner en pie Salvador Navarro para volver a tener una patronal en condiciones, pero no falta quien advierte que la relación de Confeindustria CV no será de dependencia. Si la industria realmente fuerte en la Comunitat se une para tener una voz común, es evidente que va a querer hablar.

Además, Lafuente ni es un hombre de perfil bajo ni un recién llegado al mundo patronal. Heredero en 2005 de José Vicente González en los mandos de Femeval y habitual en las quinielas para sucederle hasta que asumió esta condición Salvador Navarro (actual presidente de CEV), ocupará el puesto, en principio, hasta el 31 de diciembre, plazo en el que los estatutos prevén la incorporación de empresas para coger peso en su estructura organizativa. Además, no está ni mucho menos solo. Junto a él se sitúa como vicepresidente a Isidro Zarzoso (Ascer); tesorero, a Javier García (Fevama) y los vocales Marian Cano (Avecal) y León Grau (Ateval), también de forma transitoria. Por último, se ha designado a un hombre de la más absoluta confianza de Lafuente, y ya antes de González, como Alejandro Soliveres en el puesto de secretario general.

De carácter firme y serio, uno de las fortalezas de Lafuente, de 53 años, es su don de gentes, además de su capacidad de trabajo. Tiene a gala levantarse todos los días antes de las cinco de la mañana para acudir al polígono a su empresa, Protecmet, una pyme con la que ha reconstruido su condición de empresario tras la liquidación de la que heredó de su padre, Cromados Lafuente, arrastrada por la última crisis. De hecho, aquella situación le hizo poner el cargo de presidente de Femeval a disposición de la organización que, no sólo rechazó relevarle, sino que le ha ratificado en su condición de representante del colectivo dos veces más.

Por el momento, ha llegado a lo máximo que se puede llegar sin ser presidente provincial o regional: miembro en su día del comité ejecutivo de la patronal autonómica Cierval, es vicepresidente de la Cámara de Comercio de Valencia o en la Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal (Confemetal).

Sin embargo, lo que más destaca de su recorrido patronal es su condición de miembro del comité ejecutivo de CEOE desde 2015, donde sólo hay tres valencianos más, que son el último presidente de Cierval, José Vicente González; el de la valenciana CEV, Salvador Navarro; y el director de relaciones externas de Mercadona, Juan Antonio Germás Monge.

En todo caso, estár codeándose con la élite empresarial y política valenciana y española no le ha hecho perder su actitud combativa ni su independencia política y personal. De hecho, la buena sintonía con González no evitó que discreparan en algo tan relevantes como en la elección del hombre adecuado para llevar las riendas de la CEOE. Mientras González respaldó en 2014 a Rosell (que terminó por ser el ganador), él optó por el metalúrgico vasco Antonio Garamendi. Cuando ya tocan tambores de guerra para la renovación, no falta quien interpreta este posicionamiento como una relevante apuesta de futuro si, esta vez sí, se produce el cambio en el sillón de 'padrón de patronos' en España.

Más

Fotos

Vídeos