Nuevo impulso al ladrillo

LP

Roberto Centeno, socio fundador de la sociedad inversora Atitlan, controla la antigua Lubasa tras entrar en Nau y adquirir terrenos de la Fórmula 1

Á. M.

valencia. La luz al final del túnel de la economía valenciana alumbra un nuevo escenario en que destacan ya nuevos actores. Éste es el caso de Roberto Centeno, socio fundador junto a Aritza Rodero de la sociedad inversora Atitlan y yerno del presidente de Mercadona, Juan Roig. Esta semana firmaba la compra del 55% del Grupo Obinesa (antigua Lubasa) tras lograr una quita de 360 millones de la deuda de la empresa (situada en 420 millones) y con garantías por valor de 60 millones de euros.

Centeno y su fondo entran con la intención de intervenir en la gestión del grupo especializado en el ladrillo, pero también presente en la industria cerámica con Saloni, los materiales de construcción y las canteras a través de Origen, además de concesionarios de automoción y otras actividades.

Cambian así de manos los mandos de la empresa fundada por Luis Batalla y que hace una década había pasado a sus hijos y en la que no se debe dejar pasar ahora la relevancia del exdirector de Negocio de Empresas de Bankia en la Comunitat Valencia José María Martínez, director general de Obinesa desde el pasado enero.

El desembarco de Atitlan en Obinesa no es el primer paso de Centeno en el sector del ladrillo. Hace unas semanas se adjudicaba 100.000 metros del terreno que ocupó el circuito urbano de Fórmula 1 de Valencia; el pasado año entró en el accionariado del Nuevas Actividades Urbanas (Nau), comprando precisamente a Bankia las acciones de Bancaja en esta sociedad impulsada por Gesfesa; cuenta con una participación en la empresa de materias de construcción Tejas Borja e inversiones en locales, con clientes como Mercadona y Bankia, u hoteles, como el Rey Don Jaime de Valencia.

En todo caso, Centeno y Rodero no plantean una especialización sectorial del fondo, ya que no hace un mes que se unían al banco de inversión internacional StormHarbour para adquirir Ahorro Corporación Financiera. De este modo, StormHarbour controla el 90% de la antigua gestora bursátil de las cajas de ahorro españolas, mientras que la firma valenciana tiene el 10% restante. De todos modos, el fondo con sede en Valencia dispone de la posibilidad de incrementar su participación hasta el 50%. Los nuevos gestores confían poner en beneficios Ahorro Corporación en 2018 gracias a la «potenciación» de los servicios de la firma y la creación de nuevos negocios.

Y es que la verdadera especialidad de Centeno es la inversión y la deuda. De hecho, además de las empresas ya citadas, la firma tiene hoy en cartera las piscifactorías de Sea8 y los olivares de Elaia (Sovena), con otras operaciones relevantes entre las que no se puede pasar por alto la venta este año de su participación en Hospitales Nisa al Grupo Vithas, con la que obtuvo una alta rentabilidad pese a adquirirlas pocos meses antes.

Mediada ya la cuarentena, este licenciado en Económicas por la estadounidense Brown University, se incorporó al banco de inversión Goldman Sachs en 1992 y permaneció durante 11 años en su sede de Londres, hasta que en 2005 funda Atitlan. En este tránsito no se puede obviar su matrimonio con Carolina Roig en 2001, hija del presidente de Mercadona y la única de las hermanas que entonces formaba parte de la compañía.

La actividad inicial de Atitlan fue la de impulsar a empresas para que pudieran pasar a convertirse en proveedoras de producto de marca propia de Mercadona. Aunque Centeno planteó en diversas ocasiones ampliar el radio de acción a compañías ajenas al negocio de su suegro, fuentes conocedoras de la situación indican que no fue esta la razón que llevó al fin de esa dinámica en 2013, cuando en unos meses terminó la vinculación de Atitlan y sus participadas Bynsa (alimentación animal), Dafsa (zumos y horchatas), Ibersnacks (frutos secos) y Naturvega (salsas), a las que impulsaba para dar servicio a Mercadona.

De hecho, las inversiones inmobiliarias de Centeno son la razón más repetida para explicar esta ruptura y que finalmente ha llevado a Atitlan a contarse entre los primeros espadas del sector.

Fotos

Vídeos