Muere Eduardo Chova Ortiz, empresario valenciano fundador de Asfaltos Chova

Muere Eduardo Chova Ortiz, empresario valenciano fundador de Asfaltos Chova

El Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna le rindió este mes un homenaje por su dedicación y aportación a la ciudad

C. GIMENOGandia

La localidad de Tavernes de la Valldigna despide hoy a uno de sus más ilustres vecinos. El empresario Eduardo Chova Ortiz falleció en el día de ayer, rodeado de los suyos, tras una larga enfermedad.

El legado de Eduardo Chova es rico, tanto en lo empresarial como en lo personal. Él fue el impulsor de la multinacional Asfaltos Chova y su vida muestra un buen ejemplo de trabajo, superación y esfuerzo que le ha valido un gran reconocimiento. No en vano, el propio consistorio de Tavernes le rindió el pasado 5 de febrero un homenaje en el pleno municipal por su dedicación y aportación a su ciudad.

En la actualidad, Asfaltos Chova ubicada en Tavernes es una empresa internacional, presente en más de 45 países, y con una plantilla que supera los 150 trabajadores. Pero todo comenzó con el esfuerzo del empresario ahora fallecido y de su padre, cuando ambos vendían asfaltos de forma itinerante en los años 40.

Eduardo Chova tenía sólo 13 años cuando comenzó a acompañar a su progenitor en el negocio del asfalto. Padre e hijo vieron una oportunidad y compraron una caldera con la que se desplazaban de ciudad en ciudad. Vendían a pie de obra asfalto que preparaban en cada construcción. Con un carro llevaban la caldera y la leña. De esta forma se abrieron paso en ciudades como Gandia, Valencia, Oliva o Alzira, haciendo la mezcla de asfaltos para terrazas o tejados.

La visión empresarial de Eduardo Chova lo llevó a ver más allá. En la década de los 50 abandonaron el trabajo de forma itinerante y comenzaron a hacer láminas impermeabilizantes en su propia planta ubicada en Tavernes de la Valldigna. Llegados los 60, Asfaltos Chova se expandió a nivel nacional y empezó a vender en Madrid, Barcelona o Sevilla. Hasta que en 1974 llegó un gran momento para la mercantil, tras conseguir hacer su empresa internacional abriendo fábricas en Ecuador y Portugal.

Acompañado de su esposa, Isabel, lograron que sus productos estuvieran presentes en todo el mundo, haciendo contratas tan representativas e importantes como la Tower Bridge de Londres.

Asfaltos Chova ha llegado a su tercera generación, destacando por su innovación y excelencia. Como referente queda el legado del fundador que con 85 años seguía visitando la fábrica día a día y en su haber destaca el orgullo de haber realizado una gran aportación a la sociedad.

Eduardo Chova ya descansa, pero queda su ejemplo de persona abierta a todo tipo de ideas, optimista, con un carácter sencillo y una gran energía.

Fotos

Vídeos