La ministra de Agricultura anuncia un pacto del agua que sea «políticamente aceptable»

La ministra Isabel García Tejerina, ayer en Valencia. / jesús signes

Isabel García Tejerina asegura en Valencia que el sector agroalimentario es preferente para el Gobierno y que la UE aplicará en 2019 mayor control sobre plagas

VICENTE LLADRÓ

valencia. La ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, dijo ayer en Valencia que el Gobierno trabaja en la preparación de un pacto del agua que pueda resolver definitivamente las carencias de suministro en muchas zonas de España con problemas y superar los rigores de las sequías cíclicas.

García Tejerina pronunció una conferencia sobre 'El sector agroalimentario en la Comunitat Valenciana' en el Club de Encuentro Manuel Broseta. Destacó una vez más la importancia del conjunto de todos los sistemas de producción agroalimentaria de España, señalando que se trata de un sector estratégico y preferente para el Gobierno, y centrándose en la Comunitat Valenciana glosó los esfuerzos continuados por mantener la diversidad, la calidad y el liderazgo exportador, a pesar de las frecuentes limitaciones por la escasez de agua.

La ministra reconoció que en una agricultura moderna y competitiva es básico contar con garantías de abastecimiento de agua para poder regar adecuadamente los cultivos y que este es un factor indispensable, por lo que el deseado pacto del agua debe tener por finalidad mejorar la gestión y las dotaciones. Ahora bien, definió dicho pacto como «un acuerdo que sea medioambientalmente sostenible, técnicamente viable y políticamente aceptable», lo que sin duda incrementa las dificultades para lograrlo, sobre todo por la condición última, donde se aferran múltiples negativas territoriales. No obstante aclaró que «el Gobierno tiene toda la voluntad de trabajar para conseguir todo lo que sea posible».

Sobre la reciente detección del primer brote de Xylella infecciosa en la Comunitat Valenciana dijo que el ministerio y las comunidades autónomas tienen previstos desde 2014 los planes de contingencia, que se aplican escrupulosamente, como en el caso de Guadalest; que se está actuando como se debe y que hay que esperar en todo caso a conocer de qué cepa de la bacteria se trata.

Sobre la otra amenaza latente de peligrosa infección agrícola, el Greening, cuyo insecto vector se ha extendido por Galicia y Portugal, intensificando la preocupación en las zonas citrícolas españolas, la ministra aseguró que se está vigilando la situación como corresponde y que, llegado el caso, si hiciera falta, el ministerio actuaría en consecuencia.

Respecto a la frecuente entrada de nuevas plagas y enfermedades por la precaria vigilancia en fronteras europeas aseguró que «a partir de 2019, la UE aplicará controles más férreos y eso se ha conseguido sobre todo gracias al trabajo que ha hecho España».

La ministra, acompañada de la consellera Elena Cebrián, visitará hoy las obras de modernización de la Acequia Real del Júcar, cuyo secretario general, Juan Valero de Palma, es también secretario del Club de Encuentro Manuel Broseta.

Fotos

Vídeos