La merma citrícola hace que se recuperen en el campo precios de hace tres décadas

Recolección de clementinas en Castellón. / toni losas
Recolección de clementinas en Castellón. / toni losas

La Lonja registra compras adelantadas y cotizaciones al alza cuando el año pasado por estas fechas había ausencia de operaciones

V. LLADRÓ

valencia. La Lonja de Cítricos de Valencia está registrando cotizaciones al alza en todas las variedades, incluso para naranjas de segunda temporada (recolección después de Navidad), cuando el año pasado por estas fechas sólo había operaciones para variedades precoces. Además, los precios registran aumentos respecto a los de la campaña anterior en casi todos los casos, lo que, según explica AVA-Asaja, concuerda con la previsión de una disminución de cosecha, según las primeras estimaciones. AVA adelantó semanas atrás que la merma podría situarse alrededor del 27% sobre la producción de la campaña pasada, lo que equivaldría a regresar más o menos a niveles de la anterior. No obstante, pese a la coincidencia general en que hay merma de cosecha, conforme van ganando tamaño los frutos se aventura que la disminución podría ser más algo más suave de la inicialmente estimada.

En lo que respecta a los precios que se están registrando en el campo, con bastante animación compradora por parte de algunas firmas comerciales, cabe señalar en todo caso que representan niveles de cotización que ya eran habituales hace tres décadas. Por tanto, nada extraordinario, cuando es obvio que desde entonces han subido bastante los imputs de producción y los niveles de vida en general. De ahí las pérdidas continuadas el sector citrícola que han derivado en abandonos generalizados, lo que contribuye a acentuar la bajada de producción.

La naranja Navelina, que previsiblemente es una de las variedades con mayor merma, se cotiza en la Lonja entre 0,188 y 0,282 euros el kilo, precios modestos que son un 17% superiores a los de septiembre del año pasado (la Lonja ha adelantado este año a agosto su inicio de operaciones por los movimientos del mercado). La Nável se paga hasta 0,294, la Lane 0,306 y la Salustiana 0,235. En Satsumas precoces, Iwasaki y Owari hasta 0,306, Okitsu 0,329. Clemenrubí 0,705, Oronules 0,564, Marisol 0,353, Loretina-Mioro 0,376, Clemenules 0,341 y Clemenvilla 0,303.

AVA ha hecho un llamamiento a los agricultores para que «actúen con cautela a la hora de vender la fruta».

Fotos

Vídeos