La 'guerra comercial' entre EE UU y China lastra al Ibex un 3,77% en la semana

La 'guerra comercial' entre EE UU y China lastra al Ibex un 3,77% en la semana

El selectivo español se ha dejado en la sesión un 0,99%, perdiendo la cota psicológica de los 9.400 puntos, y ha cerrado en los 9.393 enteros

ESTHER GARCÍA LÓPEZ

El miedo a una 'guerra comercial' entre China y Estados Unidos declarada por Donald Trump al anunciar la imposición de aranceles por valor de 60.000 millones de dólares a productos chinos ha desplomado las bolsas asiáticas y europeas. El Ibex-35 se ha dejado en la sesión un 0,99%, perdiendo la cota psicológica de los 9.400 puntos, y ha cerrado en los 9.393 enteros. En la semana ha caído un 3,77%.

El temor ha contagiado a los mercados europeos, a pesar de que Trump ha excluido a la UE de sus aranceles, y todos los índices han caído. El que más lo ha hecho ha sido el Dax 30 de Fráncfort, que se ha desplomado un 1,77% y ha perdido la barrera de los 12.000 puntos; seguido por el Cac 40 de París, con un -1,39%; FTSE Mib de Milán, con un -0,49%, y el FTSE 100 de Londres que ha sido el que mejor comportamiento ha tenido en la sesión, con un -0,44%.

En el selectivo español solo cuatro valores lucían el verde. Cellnex se situaba a la cabeza de las ganancias con una subida del 1,88%, seguido por Banco Sabadell (+1,49%), Mediaset (+0,89%) y Enagás (+0,57%).

Indra lideró las pérdidas con un retroceso del 4,11%, por delante de Acerinox y ArcelorMittal, afectadas por las amenazas arancelarias a las importaciones de acero y aluminio de EE. UU., la primera se dejó un 3,65% y la segunda un 3,29%. Las seguían BBVA (-2,65%) y ACS (-2,53%). 

A esta caída de las bolsas han contribuido, además del miedo a una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo, la publicación en las últimas semanas de algunos indicadores adelantados, entre ellos los de confianza empresarial, que han dejado "un regusto amargo entre los inversores", apuntan los analistas de Link Securities. 

El jueves se dieron a conocer las lecturas preliminares de los índices adelantados de actividad de los sectores de servicios y manufacturas en la zona euro y sus dos principales economías, al igual que los índices de clima empresarial alemanes. Todos ellos, a pesar de permanecer a niveles históricamente elevados, "evidencian que el ‘factor tarifas’ está comenzando a pasar factura, minando la moral de algunos empresarios que temen por la marcha futura de sus negocios", aseguran los analistas. A su juicio, "este temor se está comenzando a trasladar a los inversores que el jueves huyeron claramente de los activos de riesgo, entre ellos, de los valores de corte más cíclico, para refugiarse en bonos y en valores defensivos, así como en divisas como el yen o el franco suizo". No obstante, estos analistas consideran que "la sangre no va a llegar al río y que todo lo que estamos viendo son fuegos artificiales que preceden a negociaciones formales entre los gobiernos de China y Estados Unidos". 

Pero, por el momento, el miedo y la incertidumbre empujan a los inversores a desinvertir. El jueves, la desbandada en los índices de Wall Street fue patente. El Dow Jones cayó un 2,93%, el S&P 500 bajó un 2,52% y el Nasdaq, un -2,43%. Y hoy el descalabro ha venido de las bolsas asiáticas. La de Tokio cayó a su nivel más bajo desde octubre. El índice Nikkei de los 225 principales valores perdió un 4,51% y terminó la sesión en 20.617 enteros. Mientras que el índice Topix de todos los valores cedió un 3,62%, hasta los 1.664 puntos.

La huida de la renta variable ha hecho que los inversores se dirijan a la deuda pública. La prima de riesgo española cotiza en los 74 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 1,27%, mientras que la del bono alemán es del 0,52%.

En el mercado de divisas el yen se ha convertido en una moneda refugio y alcanza máximos de 16 meses frente al dólar. Mientras el euro se intercambia a 1,23 dólares.

Otro activo refugio que está captando el interés de los inversores es el oro, que amplía su escalada y ya se paga a 1.349 dólares la onza. También el petróleo sube. El barril de Brent ronda los 70 dólares y el West Texas, de referencia en Estados Unidos, remonta hasta de los 65 dólares, tras la decisión de Arabia Saudí de apoyar los recortes de producción en 2019. 

Ahora, la gran incógnita es saber qué podremos esperar del Ibex-35 la semana que viene. Para Joaquín Robles, analista de XTB, las diferentes reacciones a la subida de tipos de la Fed y las noticias de Wall Street continuarán siendo los termómetros principales para la renta variable nacional. Asimismo, aunque será una semana en la que gran parte del mundo financiero estará de vacaciones y no habrá referencias macroeconómicas, Joaquín Robles no descarta movimientos al alza.

Fotos

Vídeos