Las Provincias

El Ibex-35 supera la reunión del BCE y alcanza los 9.100

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid. / Efe
  • El selectivo cierra la sesión con una revalorización 0,95%, para dar un último cambio en los 9.101,10 puntos

El selectivo español comenzó la sesión con ganas de subir y esperaba la decisión del Banco Central Europeo sobre los tipos de interés y la posterior rueda de prensa de su presidente, Mario Draghi, en el entorno de los 9.100 puntos. Las declaraciones de Draghi provocaron que el selectivo cayera verticalmente desde esos niveles hasta entrar en negativo y tocar mínimos por debajo de los 8.980 puntos pasadas las tres de la tarde. Ello porque el presidente del Eurobanco no anunció medidas para ampliar en el tiempo (porque los datos no lo justifican, en su opinión) ni para elevar la eficacia del programa de compra de bonos, porque en realidad ni siquiera se ha discutido aún sobre ello en la institución.

Pero desde los mínimos de la jornada, el Ibex-35 rebotó y volvió al punto de partida, a los 9.100 puntos: en concreto, dio un último cambio en los 9.101,1 puntos, lo que supone una subida del 0,95%. Se trata del nivel más alto desde el 30 de mayo. Quizás porque, al igual que Anna Stupnytska, de Fidelity, el mercado interpretó que estas palabras de Draghi "los mucho más bajos tipos de interés han claramente restringido el universo elegible (para las compras del BCE)" implican que habrá una revisión de los términos del programa de compra de activos. Pero, aunque Draghi admitió que la inflación está en Europa preocupantemente baja, quizás en diciembre tenga menos argumentos para decidir una ampliación del programa de compra de activos más allá de marzo de 2017, dado que, poco a poco, los precios irán acelerando paulatinamente. Pero, en todo caso, hay opciones para acometer su rediseño.

Junto al Ibex-35, también rebotaba al final de la sesión el Ftse Mib de Milán, que terminó con una revalorización del 0,48%. Además, el PSI-20 de Lisboa acabó con una subida del 0,21%. La periferia entendió que algo puede ganar de ese rediseño del programa de compra de activos (se especula con que los activos del sur de Europa podrían ganar peso en las compras en detrimento de los del norte), aunque también podría consistir esa reestructuración en la inclusión de otros activos que ahora no se tienen en cuenta, como la deuda de alto rendimiento. En todo caso, los índices europeos que estuvieron condenados a un cierre en rojo fueron el Cac 40 francés y el Dax alemán, que retrocedieron un 0,34% y un 0,72%, respectivamente.

IAG y los bancos ayudan al Ibex-35

El selectivo español contó, durante toda la sesión, con la fuerte subida de IAG, el valor más rentable del día, que ganó un 3,47%. A continuación, varias entidades financieras: Popular, Santander, CaixaBank y el Sabadell ganaron más de dos puntos porcentuales. Además, BBVA, Bankinter y Bankia avanzaron entre un 1,66% y un 1,44%.

Entre los valores más rentables, también Telefónica, que puso su granito de arena con un fuerte avance del 2%. Repsol, mientras, se anotó un 1,35%.

En rojo, ArcelorMittal fue el peor, con un retroceso del 1,33%. Después se colocó Gamesa, con un descenso del 0,90%. Dia, mientras, bajó un 0,74%. Entre los grandes valores, descensos para Inditex e Iberdrola, que se dejaron un 0,66% y un 0,52%, respectivamente.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Sniace fue el valor más rentable, con una revalorización del 11,11%. A continuación se situaron OHL y Reno de Medici, con ganancias de un 9% y un 8,60%, respectivamente. En negativo, los peores fueron Adolfo Domínguez e Inypsa, que se dejaron más de un 3%.

En general, en Europa los bancos cerraron con buen tono: además del Santander, también Unicredito y Société Générale ganaron más de dos puntos porcentuales, mientras que BNP Paribas e Intesa SanPaolo avanzaron 1,78% y un 1,67%, respectivamente. Quizás fue el sector más beneficiado por la inacción del Banco Central Europeo, que da una tregua a la presión que están sufriendo los tipos de interés y que tanto daño hacen a sus beneficios.

El mercado de deuda no se repuso al final

En el mercado de deuda, el tipo de interés del diez años español esperaba a Draghi en mínimos históricos por debajo del 0,90%. Con las palabras del presidente del Eurobanco, subió hasta rozar el 1%, sin que se diera la vuelta al final a diferencia de lo que ocurrió con la Bolsa. El rendimiento de los bonos italianos también subió con fuerza. Y lo mismo ocurrió con los de Alemania, que volvió a niveles del -0,07% desde niveles del -0,13% en que se encontraba a media sesión. En este caso, los activos de la periferia no reaccionaron a la posibilidad de que el rediseño del programa de compras del Eurobanco, algo pospuesto, seguramente, hasta finales de año, les favorezca.

En el mercado de divisas, el euro marcaba máximos del día coincidiendo con las palabras de Draghi. El tipo de cambio llegó a 1,1320 dólares por euro. Pero a partir de las cuatro de la tarde perdió terreno a favor del dólar y al cierre se cambiaba por 1,1279 unidades.

Quizás a este último pequeño refuerzo del billete verde contribuyó el dato de paro semanal, que creció menos de lo esperado. En todo caso, los índices de Wall Street comenzaban la sesión en negativo. Y allí, Apple perdía más de dos puntos porcentuales después de haber presentado su batería de productos.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, subía un 3,71% al cierre de la sesión, hasta acercarse de nuevo a los 50 dólares. El barril de West Texas, por su parte, ganó un 1,45%, hasta los 46,16 dólares. Ello debido a que las reservas de crudo en Estados Unidos registraron su mayor caída desde 1999, debido a que la tormenta tropical Hermine retrasó la llegada de cargueros a la costa del Golfo de México.

El oro, en cambio, perdía un 0,40%, hasta los 1.339 dólares. Segunda sesión consecutiva de recortes para el metal precioso tras haber alcanzado la cota de los 1.350 dólares el pasado martes.