Las Provincias

El primer choque de Grecia con Bruselas se salda con una caída del 1%

Interior de la Bolsa de Madrid
Interior de la Bolsa de Madrid / EFE
  • El selectivo español cerró la jornada con un descenso del 0,99%, para dar un último cambio en los 10.403,90 puntos

  • Técnicas Reunidas lideró los ascensos, con una subida del 1,83%. El peor fue CaixaBank, que retrocedió un 4,19%, como respuesta a los resultados de 2014 que presentó por la mañana

  • La prima de riesgo de España subió hasta los 113 puntos básicos. Aunque la rentabilidad del bono español bajó, también lo hizo la de su comparable alemán, para tocar el 0,30%, síntoma de que el dinero busca refugio

La sesión comenzó intentando un rebote. El selectivo español daba los primeros cambios de la jornada marcando niveles cercanos a los 10.580 puntos, pero pronto se vino abajo, para mantenerse en tablas durante la mayor parte de la jornada. De todas maneras, el selectivo español era uno de los índices que mejor se comportaban en Europa. Quizás le ayudaba que se hubiera publicado por la mañana un dato de crecimiento mejor del previsto. Porque en el cuarto trimestre del año, la economía española creció a un ritmo trimestral del 0,7%, por encima del 0,5% estimado por los analistas, y a un ritmo interanual del 2%, por encima del 1,9% esperado. Aunque la caída de los precios se aceleró: en enero, de acuerdo con el dato adelantado, el IPC bajó un 1,4%, cuando los analistas esperaban un descenso del 1,2%.

Pero el cierre del indicador fue en negativo. Lo determinó, en primer lugar, la publicación de un dato de PIB americano peor de lo anticipado. La primera economía del mundo creció a un ritmo trimestral anualizado del 2,6%, por debajo del 3% estimado por los expertos y prácticamente la mitad que en el trimestre anterior, cuando la cifra llegó al 5%. Las buenas cifras publicadas después, como el índice manufacturero de Chicago, que batió expectativas, así como el índice de confianza del consumidor que elabora la Universidad de Michigan, que se mantuvo más o menos sin cambios, apenas fueron capaces de hacer revivir un poco al selectivo español. Pero a las cuatro de la tarde se frustraron todas las esperanzas en un cierre en positivo, porque en Wall Street la apertura era claramente bajista.

La troika, no como interlocutor

Pero el verdadero golpe bajista vino por Grecia. El ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, se reunía con el jefe del Eurogrupo, Jeroen Dijssembloem en Bruselas. En ese encuentro anunció que no trabajará con la delegación de la troika que regularmente controla las cuentas de Grecia y la aplicación de las reformas y recortes, no reconoce a esa pseudo-institución nacida al calor de la troika, y afirmó que negociará con cada acreedor en concreto. ¿Qué respondió Dijssembloem? Que "ignorar" los compromisos adoptados "no es el camino a seguir". Muchísima tensión en la reunión.

Después, se supo que el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se reunirá la semana que viene con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, y con el presidente francés, François Hollande.

Tras conocerse esos detalles, las pérdidas que sufrían los indicadores bursátiles se agravaron. El Ibex-35, que pareció acomodarse en los 10.450 puntos, bajó 100 puntos más. Pero, en el último tramo de la jornada fue capaz de salvar los 10.400 puntos. Dio un último cambio en los 10.403,30 puntos, lo que supone un descenso del 0,99%. Con ello, en la semana se anotó un descenso del 1,68%, pero termina el mes de enero con una subida del 1,20%.

En la jornada de ayer, el peor indicador fue el PSI-20 de Lisboa, que se dejó un 1,55%. Mientras, el Ftse 100 británico cedió un 0,90%. El Cac 40 francés perdió un 0,59% y el Ftse Mib de Milán y el Dax alemán perdieron algo más de un 0,4%.

En el mes, el indicador más rentable fue el Dax alemán, que sumó un 9%. A continuación, el Ftse Mib de Milán, el Cac 40 francés y el PSI-20 de Lisboa, que ganaron más de un 7%. Por lo tanto, el peor de todos fue el Ibex-35. Al menos, en el Viejo Continente, dado que los índices americanos terminan enero en números rojos.

En la jornada de ayer, al mercado ateniense no le dio tiempo a recoger las consecuencias de las palabras de su ministro de Finanzas, dado que ya estaba prácticamente cerrado cuando se conocieron. Al cierre, retrocedía un 1,59%. Pero sí fue muy visible en el mercado de deuda. La rentabilidad del diez años griego sufrió un aumento desde el 10,55% hasta el 11,26%, con lo que la prima de riesgo terminó el día en los 1.100 puntos básicos. La rentabilidad de su tres años se acercó peligrosamente al 20%.

Mínima respuesta en el mercado de bonos

Pero este movimiento de la deuda griega no se trasladó al resto de deudas. Apenas subió la rentabilidad, y marginalmente, del bono portugués. La rentabilidad del bono español a diez años bajó desde el 1,46% hasta el 1,45%, pero la mayor caída sufrida por la rentabilidad del bono alemán (desde el 0,36% hasta el 0,30%) provocó que la prima de riesgo de España subiera desde los 110 hasta los 113 puntos básicos.

Ahí se mide el relativo miedo existente en los mercados, en la búsqueda de refugio en los activos más seguros, como el bono alemán. También en el americano, cuya rentabilidad bajó desde el 1,77% hasta el 1,67%, movimiento debido, además, a la decepción propinada por el PIB del cuarto trimestre de 2014.

En el mercado de divisas, el euro, al cierre, caía por debajo del nivel de 1,13 unidades.

En el mercado de materias primas, subidas. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzó un 1%, hasta los 49,62 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, ganó un 1,80%, hasta los 45,33 dólares. Pero la Bolsa rusa volvió a caer, pese a todo. Su autoridad monetaria bajó los tipos por sorpresa y, por eso, el rublo cayó a su nivel más bajo desde diciembre.

Técnicas Reunidas, el mejor del Ibex-35; CaixaBank, el peor

En el selectivo español, Técnicas Reunidas encabezó los ascensos, con una revalorización del 1,83%. A continuación, Gamesa, que ganó un 1,79%. ArcelorMittal, Mediaset y OHL subieron más de un punto porcentual. Amadeus, Mapfre, Acciona y Grifols completaron la lista de valores en verde.

En negativo, el peor fue CaixaBank, con un retroceso del 4,19%, coincidiendo con la sesión en que presentaba sus cuentas del ejercicio 2014. Después, el Sabadell y Bankia, que perdieron alrededor de un 3,65%. Abengoa e IAG se dejaron más de tres puntos porcentuales. Gas Natural se dejó un 2,46%. Un buen puñado de valores perdieron más de un punto porcentual: Dia, Endesa, FCC, Repsol, Enagás, Sacyr, Santander y Red Eléctrica.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Prisa fue el peor, con un descenso del 7,48%. Después, Bodegas Riojanas, que retrocedió un 4,55%. Fueron los dos únicos valores que perdieron más que CaixaBank. En verde, San José fue el valor más rentable, con una subida del 8,54%. Después, Dogi y Uralita, que ganaron más de un 7%.