Las Provincias

Rusia desata el pánico: cuatro respuestas para entender los motivos

Rusia desata el pánico: cuatro respuestas para entender los motivos
  • Las bolsas europeas vivieron un martes negro, sobre todo la rusa, al hundirse un 17%, mientras que el rublo caía en picado frente al dólar, cambiándose a 70 rublos respecto al billete verde

Las bolsas europeas vivieron ayer un martes negro, en una jornada cargada de volatilidad, dónde el Ibex llegó a perder hasta un 2,40%, aunque finalmente recuperó y cerró en positivo gracias a Wall Street. Sin embargo, fue al bolsa rusa la que más sufrió, al hundirse un 17%, mientras que el rublo caía en picado frente al dólar, cambiándose a 70 rublos respecto al billete verde. Pero ¿qué ha desatado el pánico entre los inversores?

¿Qué ocurrió?

La noticia que desestabilizó a los mercados fue la subida por sorpresa por parte de Putin del tipo de interés, pasando del 10,5% al 17%, en un intento de frenar la fuga de capitales del país. La decisión se justifica como una medida desesperada para frenar los riesgos relacionados con la devaluación del rublo y la inflación, que ha crecido considerablemente, según un comunicado. El tipo de interés ya había sido revisado al alza el jueves pasado, un 1 por ciento y se situó en el 10,5 %. El rublo había marcado la víspera nuevos mínimos históricos al descender hasta los 78,8 por euro y los 63,4 por dólar poco antes del cierre de la bolsa moscovita debido a la mayor caída de los precios del petróleo en cinco años.

¿Por qué?

Los analistas de Selfbank recuerdan que en lo que va de año, el rublo ha perdido la mitad de su valor respecto al dólar."Por lo tanto, al subir tipos la intención del Banco de Rusia parece clara: frenar la depreciación de su moneda. La caída del rublo estaba teniendo consecuencias nefastas para el país, ya que parte de la deuda pública que emite Rusia está denominada en dólares", señalan los expertos. Sin embargo, también indican que la subida de tipos tiene otros objetivos secundarios, como intentar controlar la elevada inflación (el último dato de IPC publicado lo sitúa en el 9,1%) o poner fin a la fuga de capitales de los ciudadanos del país, que están viendo cómo su poder adquisitivo se desmorona. (Más información en Finanzas.com).