Las Provincias

La salida de dinero de los grandes valores tumba al Ibex-35

Interior de la Bolsa de Madrid
Interior de la Bolsa de Madrid / EFE
  • Sólo siete valores han esquivado las pérdidas este viernes, una jornada que el selectivo ha cerrado en 10.126,30 puntos

  • La prima de riesgo apenas se ha resentido por el informe de JP Morgan que desaconseja comprar bonos españoles por el ascenso de Podemos y por la deriva soberanista en Cataluña

El selectivo español fue de más a menos: de abrir prácticamente plano a marcar un mínimo de la jornada en los 10.017 puntos, poco antes de las cuatro de la tarde. Cerró un poco más arriba, en los 10.126,30 puntos, lo que supone un descenso del 1,32%. El selectivo marcó mínimos coincidiendo con la apertura de la Bolsa de Nueva York. Luego, cuando Wall Street intentó remontar, el selectivo también lo hizo, pero muy poco. Pesaba demasiado la falta de concreción de la última reunión del Banco Central Europeo y, sobre todo, las noticias procedentes de Rusia, el desplome del rublo y las perniciosas consecuencias financieras que puede llevar consigo esa circunstancia.

El selectivo español, con este comportamiento, fue el peor de toda Europa. A continuación, el Ftse Mib de Milán, que retrocedió un 0,99%. El Dax alemán y el Cac 40 francés se dejaron alrededor de un 0,90%. Mientras, el PSI-20 de Lisboa retrocedió un 0,7%. En positivo, el único, el Ftse 100 británico, que ganó un 0,27%.

El Ibex-35 fue el peor, pero no por los datos económicos publicados en España. De hecho, en septiembre, la producción industrial mejoró un 1%, por encima del 0,7% previsto por los analistas. Aunque la cifra del mes anterior se revisó a la baja. Y tampoco es que la deuda española se comportara peor que otras. Porque la prima de riesgo de España se mantuvo en el entorno de los 135 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español situada en el 2,15%. Están trascendiendo cada vez más informes del temor de los grandes inversores a las consecuencias del posible triunfo de Podemos en las elecciones generales del próximo año sobre los activos españoles pero, por el momento, no están influyendo. Aunque puede que el termómetro de ese temor ya no sea la renta fija, sino la variable; porque en la primera es posible que actúe el Banco Central Europeo próximamente.

Mal comportamiento de las grandes compañías

El indicador español fue el que más cayó, probablemente por el mal comportamiento de las grandes entidades financieras. Porque Santander y BBVA cedieron un 1,95% y un 1,89%, respectivamente. Pero es que también sufrieron recortes muy importantes los otros "blue chips". Porque Telefónica e Iberdrola se dejaron un 1,58% y un 1,38%, respectivamente. Inditex, mientras, bajó un 1,12%. Repsol, por su parte, se dejó cerca de un 0,90%.

Aunque hubo otras compañías que se comportaron peor. Sacyr fue el "farolillo rojo", que se dejó casi un 3%. A continuación, IAG, que retrocedió un 2,95%. Sus resultados, al parecer, no satisficieron lo suficiente a los analistas. Técnicas Reunidas, que presentaba sus cuentas justo el viernes, Mediaset y Mapfre retrocedieron más de dos puntos porcentuales.

Más de un 1% cayeron también ACS, Bankia, Abengoa, Grifols, Viscofán, Bankinter, BME y Ferrovial.

En verde terminaron muy pocos valores. El más rentable fue Gamesa, con una revalorización del 2,65%, dado que siguió celebrando los buenos resultados que publicó la sesión anterior. ArcelorMittal también recibió premio por las cuentas que hizo públicas el viernes. Sus títulos ganaron un 2,38%. Después se situó Indra, con una revalorización del 0,97%. Jazztel, Abertis y FCC completaron la lista de valores en positivo.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, San José y Nicolás Correa fueron los valores más rentables, con subidas de más de un 8%. En negativo, el peor fue Prisa, con un descenso del 9,61%.

El paro americano, en mínimos de seis años

En Estados Unidos se publicaba ayer el informe de empleo del mes de octubre. La tasa de paro cayó una décima, hasta el 5,8%, por sorpresa, su nivel más bajo en los seis últimos años. Pero el número de puestos de trabajo creados en la economía no agrícola americana (214.000) fue menor al que se esperaba (235.000). Bien es verdad que la cifra del mes anterior se revisó al alza desde los 248.000 hasta los 256.000. En el sector privado, las cifras también decepcionaron: el número de nuevos ocupados fue de 209.000, por debajo de los 225.000 esperados por los analistas. De todas maneras, es de reseñar que Estados Unidos lleva ya nueve meses consecutivos creando más de 200.000 puestos de trabajo mensuales.

La Reserva Federal norteamericana se fija mucho en la creación de empleo, pero también en la evolución de los salarios y éstos siguen creciendo a menor ritmo del esperado. En octubre, en tasa mensual, apenas subieron un 0,1%, por debajo del 0,2% estimado por los expertos. La presidenta de la institución también presta atención a otras variables, como la tasa de participación de la fuerza laboral, que mejoró una décima, desde el 62,7% hasta el 62,8%, así como la tasa de subempleo, que mide el porcentaje de los trabajadores que tiene un trabajo a tiempo parcial deseando uno a tiempo completo, que mejoró desde el 11,8% hasta el 11,5%.

De todas maneras, los analistas consideran que son buenos datos de empleo y que ellos, ayudados por la caída de los tipos hipotecarios, así como por la bajada del precio del crudo, así como la subida de las Bolsas, mejorarán las cifras de confianza del consumidor, sus gastos, así como el crecimiento económico de los tres últimos meses del año.

El euro rebota y, con él, el petróleo

En el mercado de divisas, el euro recuperó posiciones con respecto al dólar. La moneda única, que comenzaba el día por debajo del nivel de 1,24 unidades, al cierre, se situaba en 1,2433 unidades. ¿Por qué ese repunte del euro? Posiblemente, por la ligera decepción que propinó el mercado de trabajo americano. Esa decepción también cotizó en bono americano a diez años, dado que su rentabilidad bajó desde el 2,38% hasta el 2,32%.

En el mercado de materias primas, el crudo rebotó. El barril de Brent, de referencia en Europa, subió un punto porcentual, hasta los 83,68 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, avanzó un 1,53%, hasta los 79,10 dólares. También fuerte la subida de la onza de oro: se revalorizó un 2,14%, hasta los 1.166 dólares la zona euro.