Las Provincias

Rebote apoyado en Wall Street

El Ibex se recupera de la 'decepción Draghi' y gana un 1,44%
  • El selectivo se sitúa por encima de los 10.500 enteros, con la prima de riesgo en 118,5 puntos básicos

Tras los fuertes descensos sufrido la sesión anterior, volvieron las compras a los mercados de renta variable europeos. El rebote más importante tuvo lugar en el Ftse Mib de Milán, que ganó un 1,54%. A continuación, en el Ibex-35, que se apuntó un 1,44%, para dar un último cambio en los 10.567,60 puntos. También el Ftse 100 británico y el PSI-20 de Lisboa avanzaron más de un punto porcentual. El Cac 40 francés, por su parte, subió un 0,92%. El que se perdió la fiesta fue el Dax alemán, cerrado por festivo. Aunque los datos publicados en la zona euro fueron mixtos. El índice de gestores de compras (PMI) del sector servicios se revisó a la baja desde los 52,8 hasta los 52,4 puntos. Y, por tanto, también el compuesto, el que aglutina las referencias del sector industrial y del sector servicios (desde los 52,3 hasta los 52 puntos). En Francia se revisaron fuertemente a la baja desde niveles por encima de los 49 puntos hasta los 48. Pero en Alemania se revisaron al alza. En España, el del sector servicios bajó de los 58,1 de agosto a los 55,8 de septiembre, cuando se esperaba que se situara en los 57 puntos, mientras que el compuesto cayó de los 56,9 hasta los 55,3 de un mes para otro.

Mejor fue el dato de ventas al por menor de la zona euro en agosto: de caer un 0,4% en julio, subió un 1,2% en tasa mensual, lo que contrasta con el avance del 0,1% estimado por los analistas. En tasa interanual, la mejora fue de un 1,9%, frente al 0,7% previsto por los expertos.

Wall Street acelera las compras

Aunque la referencia más importante del día vendría de Estados Unidos. Y movió al mercado. Causó bastante volatilidad. Y es normal, porque los inversores no saben cómo tomarse los buenos datos de Estados Unidos. Por un lado, pueden adelantar las subidas de tipos de interés por parte de la Reserva Federal, pero, por otro, son indicativos de la saludable recuperación que vive Estados Unidos. Así, el selectivo español tuvo una primera reacción al alza: desde los 10.520 puntos alcanzó casi los 10.580 puntos. Pero, poco después, el índice cayó hasta los 10.480 puntos. A la vista de la apertura en positivo de Wall Street, retomó los ascensos y terminó en los 10.567,60 puntos, muy cerca de sus máximos intradiarios.

El indicador que tanto movió al mercado fue el informe de empleo de Estados Unidos correspondiente al mes de septiembre. La tasa de paro bajó hasta el 5,9% por sorpresa desde el 6,1%, gracias a la creación de 248.000 puestos de trabajo en la economía no agrícola, por encima de los 215.000 previstos. Además, la cifra del mes anterior se revisó al alza desde los 142.000 hasta los 180.000 nuevos puestos de trabajo.

También hay notas negativas en el informe de empleo de septiembre. Por ejemplo, que el salario haya permanecido estancado en términos intermensuales, pese a la intensa creación de puestos de trabajo y, sobre todo, que la tasa de participación de la fuerza laboral haya bajado una décima, del 62,8% al 62,7%, los niveles más bajos desde finales de los años setenta. Éste es un problema que insistentemente ha señalado la presidenta de la Reserva Federal norteamericana, Janet Yellen, como el principal del mercado laboral americano: no se utilizan todos los recursos disponibles. Hay gente que se queda fuera del sistema.

Pese a todo, el mercado de divisas interpretó que se acerca la subida de los tipos de interés en Estados Unidos, porque el dólar se reforzó contra el euro de manera muy importante. El tipo de cambio pasó de 1,2620 unidades hasta 1,2513 dólares.

En el mercado de deuda, también muy sensible a las expectativas sobre los tipos de interés, las rentabilidades de los bonos “core” subieron. Así, la del título estadounidense avanzó desde el 2,44% hasta el 2,47%. Y la del alemán, desde el 0,91% hasta el 0,93%. Pero bajaron algo los rendimientos de las deudas periféricas. La de España, por ejemplo, desde el 2,12% hasta el 2,11%. Con ello, la prima de riesgo bajó desde los 121 hasta los 118 puntos básicos.

En el Ibex-35, IAG fue el valor más rentable, con una revalorización del 5,14%. A continuación, Abengoa, con una revalorización del 4,25%. Gamesa avanzó cerca de cuatro puntos porcentuales, mientras que Ferrovial se apuntó más de un 3%.

Entre los mejores, varios bancos también, como Bankinter, cuya subida rozó el 3%, mientras que el Sabadell se apuntó un 2,74%. Más de dos puntos porcentuales ganaron también OHL, Enagás Red Eléctrica, Sacyr, Inditex y el Popular.

El rebote fue menos intenso pero igualmente relevante en el caso del Santander, que subió un 1,83%, mientras que Bankia ganó un 1,61% y BBVA, un 1,28%. En Telefónica también fue de algo más de un punto porcentual, pero en el caso de Repsol e Iberdrola no llegó al 0,5%.

Sólo tres valores del Ibex-35 en rojo

En negativo, únicamente tres valores. El que más cayó fue Gas Natural, con un recorte del 1,01%, seguido de Amadeus, que retrocedió un 0,71%, mientras que Dia se dejó un 0,20%.

Aunque en la sesión previa los bancos fueron los valores más castigados del Eurostoxx, tampoco fueron los que más aprovecharon el rebote el viernes. Así, los valores que más ganaron fueron Airbus y ASML, con ganancias de más de un 3%, para, a continuación, sí, Intesa, ING, Société Générale y Unicredito, con avances de más de un 2%. El Santander fue el décimo valor más rentable del índice paneuropeo.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Inypsa fue el valor que más cayó, con un descenso del 4%. El mejor fue Almirall, con una revalorización del 7%.

Por último, en el mercado de materias primas, la apreciación del dólar llevó a que el crudo continuara cayendo. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió un 1,74%, hasta los 91,79 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdió un 1,58%, hasta los 89,57 dólares. El oro, por su parte, retrocedió un 1,66%, hasta los 1.194 dólares la onza.