Las Provincias

Fugaces 10.300 puntos

Interior de la Bolsa de Madrid
Interior de la Bolsa de Madrid / EFE
  • El selectivo finalmente ha caído en la sesión un 0,09%, un leve descenso, lo que ha provocado el freno a una racha de cuatro jornadas consecutivas al alza

Lo raro hubiera sido que los índices de renta variable europeos hubieran cerrado en positivo. Aunque muchos lo hicieron. Y decimos raro porque los datos de la economía del Viejo Continente que conocimos ayer fueron malos. Sin paliativos. El PIB de Francia se mantuvo estancado, cuando los expertos esperaban un crecimiento del 0,1%. Peor le fue a Alemania: se esperaba una contracción del 0,1% en el segundo trimestre, pero decreció un 0,2%. Ello provocó que el PIB de la zona euro también sufriera un parón y eso que se esperaba un avance del 0,1%.

Es cierto que estas malas noticias, como venimos reiterando, tienen una lectura positiva, porque implican que el Banco Central Europeo podrá actuar con más libertad para ayudar a la recuperación, pero implican también que la recuperación en el Viejo Continente sigue siendo muy débil. Aunque, y también hay que tomar nota de ello, el Gobierno alemán tranquilizó al mercado ayer afirmando que Alemania volverá a crecer.

En Estados Unidos, malas noticias también, con un empeoramiento del paro semanal, que alcanzó las 311.000 solicitudes de subsidios de desempleo, por encima de las 295.000 esperadas por los analistas. Ello también puede ser interpretado en positivo. En los últimos tiempos, los datos de Estados Unidos han sido “demasiado buenos”. Tal es así que los analistas y los inversores ya estaban contemplando la necesidad de que la Fed comenzara a anticipar subidas de los tipos de interés. Pero las ventas minoristas publicadas el miércoles y el paro semanal del jueves cambian esta perspectiva. Por tanto, las subidas de tipos podrían alejarse en el tiempo.

Pero, en realidad, el cierre en Europa fue mixto. La parte mala se la llevaron los índices de la periferia, es decir, el Ibex-35 y el Ftse Mib de Milán, que terminaron con descensos. El selectivo español retrocedió un 0,09%, para dar un último cambio en los 10.294,80 puntos, mientras que el Ftse Mib de Milán perdió un 0,29%.

En verde, todos los demás. El índice francés y el alemán incluidos. Ambos ganaron cerca del 0,30%. El Ftse 100 británico, por su parte, se apuntó un 0,43%. Aunque el mejor fue el PSI-20 de Lisboa, que ganó un 1,02%. También Wall Street comenzaba la jornada con subidas.

En el mercado de deuda, subidas de precios y, por tanto, bajadas de las rentabilidades de todos los bonos. Así, la del bono español bajó desde el 2,56% hasta el 2,49%. La nueva referencia del bono a diez años vuelve a situarse, por tanto, por debajo del 2,5%. La rentabilidad del bono portugués cayó incluso más: desde el 3,69% hasta el 3,55%. Y en mayor dimensión aún la de Grecia: desde el 6,32% hasta el 6,02%. Pero la del bono alemán siguió reduciéndose: desde el 1,03% hasta el 1,02%, un nuevo mínimo. Hubo momentos durante la sesión en que llegó a situarse por debajo del 1%.

Lo que puede interpretarse de este comportamiento de la renta fija europea es que los inversores esperan que los tipos de interés en Europa van a permanecer en estos niveles mínimos durante mucho tiempo.

En Estados Unidos, la rentabilidad de los bonos americanos se mantuvo estable, pero muy por encima del nivel al que cotizan sus comparables alemanes: 2,42%.

En el mercado de divisas, el euro subió ligeramente contra el dólar, hasta terminar la sesión en 1,3379 unidades. Pero la moneda comunitaria llegó, incluso, a subirse por encima del nivel de 1,34 dólares.

En el de materias primas, fuerte caída del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedió casi un 2%, hasta los 102,33 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdió casi un 1,5%, hasta los 96,15 dólares. El oro, en cambio, se mantuvo anclado sobre los 1.310 dólares la onza.

Volvemos al Ibex-35 y descubrimos que si el índice no cerró en verde fue por el discreto comportamiento de los grandes valores. No es que sufrieran desplomes, lo que sucedió es que no contribuyeron con las subidas del índice. De esta manera, el mejor fue Iberdrola, con una revalorización del 0,19%. El peor, BBVA, que registró un descenso del 0,51%. Santander, por su parte, se dejó un 0,25%. Telefónica, por su parte, cedió un mínimo 0,04%, mientras que Repsol avanzó un escueto 0,06%.

En verde, el mejor fue Técnicas Reunidas, con una revalorización del 1,49%. A continuación, Gamesa, que se apuntó un 1,30%. Red Eléctrica y Enagás subieron un 1,25% y un 1,17%, respectivamente. Entre los valores al alza, también Mediaset, que subió un 0,96%, mientras que Gas Natural se apuntó un 0,86%.

En rojo, los descensos más importantes fueron para FCC, Bankinter, Sacyr y el Popular, todos ellos con caídas de más de un punto porcentual. Entre los valores en rojo, hubo más financieros, como la aseguradora Mapfre y CaixaBank, ambos con pérdidas de alrededor de un 0,65%. Bankia y el Sabadell, mientras, cedieron un 0,43% y un 0,31%, respectivamente.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Europac fue el mejor del día con una subida del 3,36%, seguido de Vocento, que también avanzó más de tres puntos porcentuales. En negativo, San José fue el peor, con un descenso del 2,20%. Además de éste, sólo otros dos valores lo hicieron peor que FCC y Bankinter: Inypsa y NH Hoteles.