El mercado del vino se anima por la fuerte merma de Francia

REDACCIÓN VALENCIA.

El mercado del vino registra una animación poco acostumbrada en los últimos años, lo que se debe a la importante merma de cosecha que se espera en Francia y en otros países productores, como consecuencia de las heladas tardías que se registraron a principios de la primavera pasada, cuando las viñas ya empezaban a brotar.

Fuentes del Ministerio de Agricultura francés han avanzado sus primeros cálculos, vaticinando que los volúmenes esperados de vino podrían ser históricamente bajos, del orden de 37,6 millones de hectolitros, lo que representaría un 17% inferior a la del año pasado y un 16% menor que la media de los últimos cinco años. También sería inferior a la de 1991, que también se vio afectada por una severa helada y se consideraba hasta ahora la de menor producción.

Todas las zonas vinícolas se vieron afectadas por el hielo tardío, pero las más castigadas fueron las de Burdeos, Charentes, Alsacia y Jura. También se prevén pérdidas en Bourgogne-Beaujolais, Sudoeste, Languedoc y Sudeste.

Según los cálculos del ministerio, la cosecha de vinos para aguardientes caerá un 31%, a 5,36 millones de hectolitros, frente a 7,72 millones en 2016, lo que puede ser una buena noticia para exportadores españoles de este tipo de producto. Otra merma muy importante se espera en los vinos sin denominación de origen ni identificación geográfica, donde la caída se calcula en un 27%, pasando de 3,9 a 2,9 millones de hectólitros. Otra oportunidad para la exportación española.

Otros países europeos sufrieron similares daños por las heladas tardías -como también algunas zonas españolas, aunque en menor intensidad-, lo que hace prever nuevas oportunidades para suplir huecos de suministro en los mercados internacionales.

Fotos

Vídeos