María Durá, de vuelta a casa

María Durá, de vuelta a casa

La sucesora designada para dirigir el Grupo Montalt deja su cargo como abogada del Estado para entrar en la compañía y prepararse para el relevo

ELÍSABETH RODRÍGUEZ

En la vida, hay quien prefiere aferrarse a lo seguro, lo estable, lo certero. Por contra, los hay que se atreven a salir de su zona de confort, que arriesgan y apuestan por buscar nuevas metas. Ambas opciones son igual de legítimas, pero en el segundo caso es donde se encuentran historias como la de María Durá Rivas, la hija del presidente del Grupo Montalt, Juan Eloy Durá, y también su sucesora dentro de la compañía.

Tras más de veinte años ejerciendo como abogada del Estado, Durá Rivas ha decidido saltar al mundo privado de la empresa, aunque no de cualquier manera. Tal y como anunció su padre el pasado jueves durante la presentación de resultados, su hija ya se prepara para coger el relevo de esta red de concesionarios que en el pasado ejercicio elevó su facturación un 22% hasta alcanzar los 450 millones de euros.

No obstante, la sucesión no es inmediata. Como primer paso, Durá Rivas se acaba de incorporar al departamento jurídico de la compañía en calidad de directora. Y es que, su experiencia en la carrera jurídica no es para menos. Abogada del Estado desde marzo de 1996, ha ejercido en varias ciudades como Barcelona, Tarragona y Valencia. En concreto, destaca su cargo como abogada del Estado-jefe en la Comunitat Valenciana desde julio de 2010 hasta marzo de este mismo año.

María Durá Rivas cursó los tres primeros años de la licenciatura de Derecho en la Universidad de Valencia CEU San Pablo y los dos últimos en la Universidad Pública de Valencia, con premio extraordinario en la especialidad de empresa. Además de ser abogada del Estado, la sucesora de Juan Eloy Durá ha sido vocal del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Tarragona en 1996 y vocal del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia desde 2004 hasta 2018.

Por otro lado, también ha sido miembro de la Comisión de Garantías de Videovigilancia desde 2010 hasta marzo de este año. Asimismo, ha ejercido como asesora jurídica del Consorcio Valencia 2007 desde 2012 también hasta hace apenas un mes, momento en el que se decide incorporar a la mercantil de su padre. Otro de sus muchos cargos a destacar a lo largo de su carrera es su pertenencia al Consejo Social de la Universita de València, presidiendo la Comisión Académica desde 2014 hasta la actualidad.

Con un currículo de este nivel, al Grupo Montalt no le espera cualquier relevo. De momento, no ha entrado todavía en el Consejo de Administración, pero el plan es que vaya asumiendo competencias progresivamente, aunque no se ha determinado cuándo se hará efectivo el traspaso de poderes. «Ahora queda por ver cómo me voy retirando. Con el tiempo, mi hija asumirá el accionariado. En este momento entra como directora de abogacía en la parte jurídica y a partir de ahí irá desarrollando su quehacer dentro del grupo. Para mí es una gran satisfacción, pero quiero señalar que ha sido una decisión propia suya», explicó Durá en el balance de cuentas presentado ante los medios de comunicación.

En este sentido, el presidente del grupo afirmó que no sabe si el proceso «llevará un año, dos o tres». No obstante, Juan Eloy recalcó que, a efectos de gestión, él lleva un tiempo en la segunda línea de la compañía. «Yo, en la gestión de Montalt, llevo cinco o seis años como segundo técnico, no estoy tanto en el día a día», reconocía el histórico presidente, quien cuenta a sus espaldas con una larga trayectoria en el mundo empresarial valenciano al haber ostentado cargos como el de presidente de la Federación Valenciana de la Construcción (Fevec), además de llegar a competir con Salvador Navarro la presidencia de la patronal valenciana CEV.

Por lo pronto, Grupo Montalt pasa por un buen momento, según constatan los resultados del pasado año. La mercantil cerró el ejercicio con un beneficio antes de impuestos de siete millones de euros y aspira a alcanzar los ocho a cierre de 2018. Por otro lado, matricularon 18.955 unidades, vendieron 2334 seguros y facturaron 36 millones en recambios. Además, han situado la plantilla en 755 trabajadores.

Fotos

Vídeos