Miles de pensionistas protestan en Valencia contra el recorte de su poder adquisitivo

Manifestación de pensionistas en Valencia
EFE

Se reivindica restablecer los 65 años como la edad de jubilación, recuperar el subsidio para mayores de 52 años, una pensión mínima de 1.080 euros y la revalorización automática de las pensiones en relación al IPC

EFE y ÁLVARO MOHORTEValencia

El centro de Valencia fue el punto de reunión de miles de jubilados para manifestarse contra la pérdida de poder adquisitivo experimentado tras las reformas realizas en 2011 y 2013. Los asistentes reclamaron principalmente la recuperación del IPC anual como referencia para el incremento de estas prestaciones y no el sistema actual, que en su última actualización se elevó un 0,25% frente al incremento del 1,2% de la cesta de la compra.

Además, los distintos colectivos convocantes también demandaron restablecer los 65 años como la edad de jubilación, recuperar el subsidio para mayores de 52 años y una pensión mínima de 1.080 euros. Los manifestantes también exigen que se permita la jubilación anticipada sin penalización con 40 años o más cotizados, la desaparición de la brecha de género en las pensiones, el pleno funcionamiento de la Ley de Dependencia y el cumplimiento integral de los derechos humanos.

La manifestación, que llegó a colapsar el centro de la ciudad, empezó en la plaza del Ayuntamiento de Valencia para seguir después por la calle Barcas, el Parterre, la Puerta de la Mar y la calle Colón en una marea de personas que aún esperaban la salida mientras la cabecera ya había llegado al Parterre. La movilización ha sido convocada por más de 40 organizaciones y sindicatos como la Coordinadora En Defensa de las Pensiones Públicas, que amenaza con «aumentar la presión en las próximas semanas»; UGT, CCOO, Intersindical Valenciana, CGT o los Yayoflautas.

EFE

Sin embargo, eran pocos los asistentes que portaban banderas y muchos los que ignoraron los discursos al término del recorrido. «Yo he venido a quejarme, no a aplaudir a sindicatos ni a políticos, que lo han hecho muy mal y por eso estamos así», sentenciaba Alberto, de 76 años, que acudía acompañado de su mujer. De hecho, además de diversos líderes sindicales, se unieron a la protesta que acabó ante al Delegación del Gobierno en Valencia representantes de Compromís, Podemos y el PSPV, así como de las administraciones valencianas, como la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, o el conseller de Hacienda, Vicent Soler.

Esta cita forma parte de la movilizaciones que se realizaron en toda España el sábado de la pasada semana, pero que se aplazaron en el caso de Valencia hasta que pasaran las Fallas. Entre los asistentes, Xavier de 69 años, aseguró que no acudía tanto por él como por la gente más joven. «Yo tengo la máxima, pero mucha gente lo está pasando mal y los que ahora están trabajando serán los que más lo noten».

Por su parte, Maxi, jubilada de 65 años, reprochaba a los políticos que «ellos se suban un 7% y a nosotros nos suban la pensión tan poco. Estoy cobrando 500 euros y es lo que me cuesta hacerme una prótesis de la polio que necesito. ¿Qué hago? ¿No como un mes o lo pago a plazos en un año?». También Ana y Soledad, auxiliares de enfermería jubiladas, señalaban el efecto que ha tenido en en muchas personas y consideraban un ejercicio de responsabilidad acudir a esta movilización, así como a las convocadas por la plataforma antidesahucios de la forman parte. La solidaridad también era la razón de la asistencia de Juan, que daba por sentado que los trabajadores de 30 o 40 años no tendrán pensión, mientras destacaba como la dieta diaria de un diputado es el equivalente a media pensión mínima mensual. No era el único que había hecho cálculos. Arturo, de 73 años tiene calculado que con las revisiones y la subida del 0,25% de 2017 su poder adquisitivo se ha visto mermado en un 20% en seis años.

Muchos de ellos insistían en que su generación era la que había hecho posible este país y consideraban que era de justicia que sus prestaciones fueran intocables. En las pancartas y por medio de gritos que eran coreados por grupos de asistentes se denunció la corrupción y se cargó contra el presidente del Gobierno Marino Rajoy o los ministros de Hacienda y de Trabajo, Cristóbal Montoro y Fátima Báñez.

Calles cortadas al tráfico

Fotos

Vídeos