Munhar y Dormitienda, lujo para el descanso

Munhar y Dormitienda, lujo para el descanso
lp

Mónica Duart es directora general de Munhar y Dormitienda y en sus manos está el desarrollo de la marca de lujo y de la red de tiendas del Grupo Dupen, creado por su padre, Enrique Duart

Á. MOHORTEVALENCIA.

La familia Duart lleva más de 50 años dedicada al mundo del descanso desde que Enrique Duart Peris dejó la tienda de textiles y confección que regentaba su familia para embarcarse en su propia aventura empresarial, con la fabricación de almohadas y colchones. Así nacería el Grupo Dupen en 1966, pero hoy la segunda generación ya está presente en la gestión, dividiéndose las distintas ramas del negocio.

De los tres hermanos, Mónica Duart está al frente de una de las más conocidas por el gran público:la red de establecimientos de Dormitienda, además de la línea de productos de lujo de la compañía, Munhar. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas (ADE) en Estema, cursó un máster MBA y pronto se incorporó a la compañía familiar para conocer de cerca el negocio e ir asumiendo cada vez más responsabilidades hasta situarse en la implicación de primer nivel que hoy tiene en la compañía. Un hecho que ha compatibilizado con su condición de madre de dos niños pequeños.

«Hemos llevado siempre la empresa en las venas. Mi padre nos ha hecho partícipes de todo lo relacionado con el negocio desde que éramos niños. Yo desde pequeña iba a fábrica y trituraba papel. Mi hermano en verano ayudaba a encargar colchones y cuando podía se dormía por ahí y los trabajadores lo cuidaban como si fuera un hijo», relataba recientemente a este diario.

Su hermano Quique es el director general de las firmas productoras, de las fábricas y María José de Dugar Home, heredera de la antigua Kamasdú y que vende a tiendas a través de representantes. La empresa celebró el pasado año su 50 aniversario con una producción de 1.200 colchones al día y 1.200 somieres, facturando cincuenta millones de euros y distribuyendo sus productos por todo el territorio nacional, además de exportarlos a más de 55 países.

En el caso de Dormitienda, el objetivo de la marca es alcanzar los 100 establecimientos el próximo año, pero nada tiene que ver este modelo de negocio con el de Munhar, la otra ocupación de Mónica Duart. En el caso de la marca de lujo del grupo, cada colchón es exclusivo y único. Desde el momento en el que el cliente elige su colchón la empresa en marcha a su equipo de trabajo dedicado a seleccionar los materiales que conformaran las diferentes capas del colchón, realizando de forma artesanal el montaje, cosido y bordado.

Esta voluntad de diferenciación ha sido una constante en la empresa desde que la familia empezó a vender a comienzos de los años 80 en Arabia Saudí. Aunque aquella primera experiencia no resultó como se esperaba y al empresa sufrió un serio revés, la empresa se orientó hacia el mercado europeo, cuya fortaleza en él es hoy una de sus grandes fortalezas.

Grupo Dupen cuenta actualmente con 250 trabajadores -más otros 1.500 indirectos-, doce de ellos desde el primer día en que subió la persiana y mantiene su producción en las instalaciones de Alginet, que ahora ocupan casi 70.000 metros cuadrados. En este centro donde fabrica la totalidad de los productos de las distintas líneas, en un conglomerado industrial 100% sostenible gracias a 4.000 paneles fotovoltaicos, que ocupan 20.000 metros cuadrados y generan 1,2 megavatios al año, el equivalentes al consumo semanal de 23.000 familias.

Este empuje ha sido clave en la historia de Dupen, que apuesta firmemente por la I+D+i desde sus orígenes. De hecho, esta voluntad innovadora fue clave para posicionarse en la franja alta de la demanda de calidad con ideas como la de embalar con cajas de cartón, no con mantas como era habitual, los colchones. Esto le reportó un éxito notable y una inyección de fondos que demostró a la familia el acuerdo de diferenciarse de la competencia yendo un paso por delante.

Fotos

Vídeos