Las lluvias salvan la campaña de alcachofa y engordan el cítrico

EFE

Alicante. Las lluvias caídas de forma generalizada durante la noche del sábado al domingo en el campo alicantino han sido «una bendición de valor incalculable» porque, entre otras razones, han salvado 'in extremis' la campaña de alcachofa, según la Asociación Jóvenes Agricultores (Asaja) de Alicante.

Esas precipitaciones no solo «han salvado lo que queda de la campaña de hortalizas», especialmente la alcachofa -»va a conseguir alargar el primer colmo un mes más y posibilitará la segunda recogida en muchas plantaciones»-, sino que también han beneficiado a los cítricos, que estaban con «calibres estancados desde hace más de un mes y ahora tendrán salida comercial», estima Asaja.

Las lluvias equivalen «a un riego de socorro en toda regla en un momento de auténtica crisis en el campo» alicantino, según un comunicado de la citada asociación. La agricultura alicantina ya había contabilizado «pérdidas de 1.000 hectáreas de hortalizas en zonas como la Vega Baja, que ya no son recuperables». También soporta mermas de más de dos millones de kilos en la cosecha de hortalizas del Camp d'Elx, que también ha visto reducida su superficie cultivada en un 10 % durante la presente campaña y donde temen no poder sacar adelante dos terceras partes de la producción si no se producen aportes de agua.

Así, «los 44 litros por metro cuadrado que cayeron en la madrugada del domingo en la Vega Baja y los 64 en el Baix Vinalopó han sido como 'oro caído del cielo' para los agricultores de ambas comarcas», han afirmado. «Y es que, aunque estas precipitaciones ya no pueden salvar lo que se ha perdido, si han mejorado notablemente el primer colmo o primera cogida de alcachofas del invierno, en plena recolección».

Fotos

Vídeos