La juez del caso Aido abre una pieza separada para investigar los cursos de formación

El exdirector de Aido. / D. TORRES
El exdirector de Aido. / D. TORRES

Los investigadores encuentran indicios de irregularidades en la obtención de subvenciones para impartir la enseñanza

A. RALLO

valencia. Los problemas judiciales para la excúpula del Instituto Tecnológico de la Óptica, Color e Imagen (Aido) no dejan de aumentar. La titular del juzgado de Instrucción número 2 de Paterna ha acordado recientemente la apertura de una pieza separada para la investigación de los cursos de formación que se impartieron desde la citada institución.

Las investigaciones de los agentes de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef) apuntan a la existencia de indicios de irregularidades en la obtención de subvenciones para impartir este tipo de enseñanzas. Las jornadas, al parecer, se impartían tanto a personal del centro como externo.

No es la primera vez que se ha cuestionado el procedimiento para los cursos de formación. En algún caso se han abierto incluso investigaciones judiciales. Por ejemplo, un juzgado de Nules procesó al secretario general de la Confederación Empresarial Castellonense, Rafael Montero, y el directivo de la patronal, José Antonio Espejo, por un fraude en los cursos. La denuncia fue presentada por la fiscalía contra dos mercantiles, la CEC y Cierval, en relación con un presunto fraude de subvenciones por importe de 419.000 euros procedentes del Servef. Los especialistas de la Policía Nacional, al parecer, han descubierto una operativa similar al repasar toda la documentación incautada en los diferentes registros. Los principales investigados de Aido se verían también implicados en esta nueva pieza separada.

La investigación principal afecta a un fraude de subvenciones de varios millones de euros a lo largo de varios ejercicios. El método delictivo consistía en registrar horas de trabajo ficticias en los proyectos subvencionados para obtener así más recursos. El plan se completaba con falsificaciones de facturas de algunos proveedores a los que se les modificaba, parcial o totalmente, el objeto o el concepto por el que se habían cursado. Tras esa variación, se podían incluir en las iniciativas financiadas por ayudas de la Generalitat o la Unión Europea y conseguir el reintegro de esas cantidades.

El exdirector de Aido Emilio Pérez ha rechazado todas las acusaciones durante la instrucción de la causa. En su declaración ante la juez, defendió su actuación y apuntó a los jefes de departamento como los únicos responsables de las supuestas irregularidades.

Fotos

Vídeos