José Vicente González: «Cada mala noticia de Feria Valencia nos hace perder 15 clientes»

El presidente de Feria Valencia, José Vicente González. / Irene Marsilla
El presidente de Feria Valencia, José Vicente González. / Irene Marsilla

El presidente de la institución ferial reclama en Les Corts que se deje trabajar a la entidad para poder reflotarla

ÁLVARO MOHORTE y R. E. Valencia

El presidente de Feria Valencia, José Vicente González, reclamó que se deje trabajar a la institución para que pueda hacer negocio en lugar de exigirle «arqueología administrativa» para recuperar las facturas reclamadas por la Intervención General, la Fiscalía o la comisión de investigación de Les Corts. «Cada mala noticia de Feria Valencia nos hace perder 15 clientes», lamentó el empresario.

En su comparecencia ante la comisión de investigación sobre la gestión de los recintos feriales de la Comunitat en Les Corts, aseguró que respeta al parlamento y su función fiscalizadora, pero que se han de tener las «manos libres» para reflotar definitivamente el recinto tras haber cortado los gastos y generado beneficios operativos en 2016 y prever repetirlos en este ejercicio.

«¿Qué quiere que haga? ¿Le pongo dos cartuchos de dinamita y exploto el edificio?», bromeó antes de advertir a los parlamentarios que hay que tener «la habilidad de vender eso, porque no podemos cambiar lo que está hecho». Sobre la situación generada en el pasado por los costes de la ampliación, insistió en que era una demanda generalizada del empresariado valenciano cuando se planteó, pero que surgió con «pecado original», en su opinión.

Con esto se refiere a que la propia entidad cargara con el coste de 587 millones, que creció hasta los 127 millones por intereses. «Si desde el primer momento la inversión se hubiera separado del negocio, no habría habido tantos problemas», aseguró González. En su opinión, con la llegada de la crisis, «se reacciona tarde y se gastó más para intentar remontar», por medio de promoción y publicidad. Sin embargo la crisis resultó más larga y profunda de lo que se esperaba.

De hecho, cuando él asume la presidencia de la entidad en 2013, tras la dimisión de Alberto Catalá, asegura que estaba el riesgo hasta el pago de las nóminas.

Hoy, José Vicente González confía en que la hoja de ruta establecida entre Generalitat, Ayuntamiento de Valencia y la Feria salga adelante a pesar de las diferencias en el Consell que están aplazando la decisión. «Tengo 71 años y me divierto mucho más pescando en Dénia que en la Feria. Solo estoy aquí para que no perdamos una cosa más, después de las dos cajas de ahorro, el Banco de Valencia e incluso el Valencia club de fútbol», aseguró el empresario.

En cuanto a su definición, reclamó «dejar claro» el carácter del recinto y que «sea público el edificio y su carga; mientras que la gestión corresponda al sector privado, por medio de una socio que aporte negocio. «Desgraciadamente, estamos muy lejos de Ifema (Madrid) y Fira Barcelona. Si tuviéramos las manos igual de libres que ellos, podríamos ser un tercero destacado, porque la liga siempre la gana el Real Madrid o el Barça».

Los exdirectores del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF) José Manuel Uncio y Enrique Pérez Boada defendieron por la mañana que el proyecto de modernización y ampliación de Feria Valencia contaba con garantías, control y supervisión de los avales, además de que la operación se enmarcó «dentro de la legalidad» y por una necesidad para que el recinto pudiera competir con sus competidores internacionales. Igualmente, su sucesor Jorge Vela indicó que, al llegar al IVF las dos operaciones estaban ya formalizadas, aunque las consideró justificadas en su contexto.

También participó en la comisión el exdirector general de Impiva, Rafael Olcina, antiguo vocal de a Feria. En su caso, criticó el gesto asumido en la obra, aseguró que se debía haber parado a mitad y sentenció que el negocio ferial está acabado y ha perdido su razón de ser. Sobre un socio inversor, insistió en que dará poco dinero y muy condicionado.

Fotos

Vídeos