Joaquín Cerveró: «El Consell tiene una visión sectaria del comercio que favorece al negocio online»

Joaquín Cerveró, portavoz de Anged en la Comunitat Valenciana. / Irene Marsilla
Joaquín Cerveró, portavoz de Anged en la Comunitat Valenciana. / Irene Marsilla

El portavoz de la Asociación de Grandes Empresas de Distribución (Anged) afirma que las «trabas, en muchos casos de tinte ideológico», penalizan a las tiendas físicas que crean empleo y tributan

Inés Herrero
INÉS HERREROValencia

Joaquín Cerveró toma las riendas de la portavocía de Anged en la Comunitat Valenciana decidido a dejar de hablar de la libertad horaria y exigir a la administración que tenga «más en cuenta» al sector para, juntos, afrontar los grandes retos del comercio, que conoce bien como director de El Corte Inglés de Nuevo Centro y Ademuz.

-¿Cuáles son sus retos como representante valenciano de Anged?

-Superado el escollo de los horarios, que parecía insalvable y era lo que más nos separaba, el gran reto es articular un potente sector empresarial y patronal y que tenga la influencia que se merece, por su aportación al PIB y su generación de riqueza y empleo, en las decisiones públicas.

-¿Qué temas considera prioritarios en esta nueva etapa?

-Cómo afrontar el comercio online, y no ayuda que pongan demasiadas trabas, de horarios, fiscalidad y tramitación, para abrir una tienda. Habría que adaptar la normativa al dinamismo que impone el mundo online, dar ayudas para formación y conseguir que las ciudades sean entornos amigables para que apetezca salir, sin problemas de tráfico.

-¿Cómo son las relaciones con la administración, detectan esa falta de diálogo que criticó Cecoval?

-Hasta ahora han sido monotema. El acuerdo de horarios supuso dedicación prácticamente exclusiva y un derroche de energía y esfuerzos. Esperamos poder hablar con más fluidez de otros temas. Aparentemente, las intenciones son buenas.

-¿Qué balance realiza del pacto sobre los horarios, será duradero?

-Desde Anged apostamos muy fuerte, renunciamos a 28 festivos con lo que supone de merma en resultados y aunque no es el que nos habría gustado, trabajaremos para que dure. Lo mejor es salir de discusiones estériles y debates que la realidad ha superado. Hablar de horarios en el siglo XXI y de abrir un domingo más o menos no tiene sentido.

-¿Cómo fue la vuelta al cierre dominical para clientes y trabajadores, mantienen todo el empleo?

-Nuestro firme propósito es mantenerlo, nadie ha perdido su puesto por la entrada en vigor tan repentina del pacto, que nos obligó a adaptar calendarios deprisa y corriendo. Como nos temíamos, tanto el primer festivo cerrado como el segundo nos encontramos con clientes en las puertas de los establecimientos, las empresas hicimos un esfuerzo sobrehumano y meteórico pero faltó potencia comunicativa pública.

Las claves

Libertad horaria.
«Defender las mayores aperturas posibles en festivo no es incompatible con la conciliación».
Desarrollo del cambio.
«Nos preocupa que el reglamento pueda desvirtuar el espíritu del Acuerdo de la Lonja».
Comercio electrónico.
«Sería más fácil competir con quienes sólo venden por internet si las reglas del juego fueran las mismas».
Regulación de las campañas.
«Volver a los periodos de rebajas no nos inquieta demasiado pero es como poner puertas al campo».

-¿Qué espera del reglamento que desarrollará el cambio, le preocupa un mayor peso municipal o revisar las zonas con libre apertura?

-Estamos expectantes, nos preocupa que esa mayor autonomía municipal pueda desvirtuar el espíritu del Acuerdo de la Lonja, que un ayuntamiento deshabilite festivos. Y lo mismo con la revisión, hay enunciados inquietantes, a ver qué pasa, pero mientras duren las condiciones por las que las zonas fueron declaradas turísticas, no hay por qué modificar un modelo que ha demostrado que funciona desde el punto de vista económico y del empleo.

-¿Dan por superada ya la crisis?

-Llevamos año y medio o dos años para arriba, poco a poco, la Navidad de 2016 fue buena y la de 2017, espectacular. También es justo reconocer que Anged, igual que el convenio anterior fue restrictivo en congelación salarial y ampliación de jornada, el firmado en 2017 es el más social de su historia, profundiza muchísimo en igualdad, flexibilidad y reduce los festivos por trabajador. Defendemos las mayores aperturas posibles en festivo pero entendemos que la conciliación de la vida laboral y familiar cada vez tiene más importancia, no es incompatible.

-¿Les resulta difícil convivir con la competencia online?

-Sería más fácil si las reglas del juego fueran las mismas para todos. La tienda física paga impuestos y genera riqueza donde está, mientras competidores exclusivamente online tributan Dios sabe dónde y empleo, crean poco y de mala calidad.

-¿Qué opina de la reivindicación del pequeño comercio de volver a los periodos oficiales de rebajas?

-Nuestra idea siempre es la mayor libertad posible pero esa regulación de periodos no nos preocupa demasiado, aunque es como poner puertas al campo porque hay ofertas online todo el año y campañas espectaculares, como el Black Friday.

-¿Y del endurecimiento de requisitos, en el plan sectorial del comercio (Patsecova), para proyectos como Puerto Mediterráneo?

-Supone competir en absoluta desigualdad de condiciones porque para abrir un establecimiento, y cuanto más grande peor, pueden pasar años y una web en 24 o 48 horas está vendiendo. Hay limitaciones que nadie discute pero también hay trabas, en muchos casos de tinte ideológico, que no tienen sentido.

-¿Qué sienten al oír que esos proyectos o la libertad horaria no encajan con el modelo del Consell?

-Esas afirmaciones están superadas por la propia realidad. Lo que hay es una visión un tanto sectaria del modelo comercial que no favorece la evolución del comercio del siglo XXI, sino que refuerza a esos operadores online, en detrimento de quienes crean riqueza y empleo en el territorio. Un gobernante tiene que aportar su matiz ideológico pero no puede olvidar que gobierna para todos.

Fotos

Vídeos