El intrusismo acapara ya el 40% del negocio de los instaladores de la Comunitat

El intrusismo acapara ya el 40% del negocio de los instaladores de la Comunitat
LP

La Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval) hace un frente común para exigir a la administración que actúe contra un fenómeno

Inés Herrero
INÉS HERRERO

“El instrusismo está saliendo caro porque pasa factura a las empresas y está empezando a causar daños irreparables e, incluso, a costar vidas”. Así de tajante se ha mostrado hoy el presidente de la Federación Empresarial Metalúrgica Valenciana (Femeval), Vicente Lafuente, en la presentación de un frente común para exigir a la administración que actúe contra un fenómeno que acapara ya el 40% de la facturación del sector de instalaciones y mantenimiento de servicios del metal y afecta a más de 2.000 empresas que desarrollan su actividad legalmente.

Lafuente ha alertado de los riesgos en materia de seguridad de un fenómeno que incluso ha aumentado al calor de la recuperación económica, en una rueda de prensa conjunta con los representantes de las asociaciones de empresas eléctricas (Aselec), instaladores de fontanería (Aseif), sistemas de protección contra incendios (Acvirme), ascensores (Ascencoval), equipos climatización y frío (Aviclima) y talleres de reparación de vehículos (Fevauto).

Para Femeval, es momento ya de que la Generalitat asuma su responsabilidad de hacer cumplir la normativa existente, alguna desde hace 25 años, sin esperar a que sucedan desgracias como el último gran incendio de Londres, vinculado con una instalación eléctrica. Así, urgieron a que la administración controle estos servicios y si no cuenta con medios necesarios, recurra a la colaboración público-privada, para inspeccionar estas actividades, garantizar la seguridad y atajar su “falta de efectividad” ante actuaciones irregulares. También exigen mayor concienciación ciudadana y poder denunciar anónimamente a las empresas que actúan dentro de la economía sumergida.

En cuanto a los riesgos sobre la salud y seguridad, apuntan que el 11% de los incidentes en las viviendas están relacionados con las instalaciones eléctricas o muertes por electrocución y, en materia de seguridad vial, señalan que “una inadecuada reparación aumenta el riesgo de accidentes”, punto en el que reclaman que la ITV exija la factura del taller donde se llevó el vehículo para subsanar fallos graves. En el caso de una mala instalación de aparatos de climatización, los riesgos están relacionados con trastornos de salud como asma, alergias, legionella, infecciones respiratorias, problemas musculares, rinitis, conjuntivitis o faringitis, mientras que en ascensores pueden producirse descolgamientos, atrapamientos o caídas por el hueco entre el ascensor e, incluso, explosiones en caso de extintores en mal estado.

Temas

Femeval

Fotos

Vídeos