Se reactiva el interés empresarial por los parques eólicos en la Comunitat

Molinos en un parque eólico de la provincia de Valencia. /Jesús Signes
Molinos en un parque eólico de la provincia de Valencia. / Jesús Signes

Los promotores de instalaciones renovables vuelven a fijarse en la región tras años en blanco por la crisis y la parálisis autonómica

Inés Herrero
INÉS HERRERO

«Hay más de una empresa interesada en promover instalaciones renovables en la Comunitat Valenciana, gente que antes ni se lo planteaba vuelve a hablar de desarrollar proyectos aquí». Así constataba el pasado miércoles Marcos J. Lacruz, presidente de la Asociación Valenciana de Empresas del Sector de la Energía (Avaesen), el creciente interés empresarial en la construcción de parques eólicos y fotovoltaicos.

En declaraciones a LAS PROVINCIAS, Lacruz vincula el recobrado interés promotor con la reciente reactivación del plan eólico valenciano, en paralelo a las subastas de energías renovables y la disposición de los bancos a financiar este tipo de proyectos a nivel estatal.

El plan eólico, aprobado en 2001, debería estar a pleno rendimiento desde 2007 pero apenas tiene instalada la mitad de la potencia prevista, con seis de las quince áreas en las que se dividió la Comunitat pendientes de desarrollo. El Consell del Botànic, prácticamente desde el inicio de la legislatura, se fijó el objetivo de liberar las zonas en las que las empresas adjudicatarias no habían instalado molinos, en algunos casos porque la declaración ambiental fue negativa, como en la cuatro (Morella, Catí y Ares), la única que se ha liberalizado hasta la fecha.

Una mercantil negocia con la Generalitat para poner molinos en la zona ya liberada en Castellón

Mientras la secretaria autonómica de Economía, la socialista Blanca Marín, trabajaba para revocar las concesiones de otras zonas como la trece (Vallada, Aielo y Bocairent), la catorce (Villena) o la quince (Castalla), acordó con sus homólogos de Territorio (PSPV) y de Medio Ambiente (Compromís) suprimir la necesidad de concurso público para construir parques eólicos.

Según Lacruz, esos movimientos públicos para «abrir las zonas, que han tardado mucho pero más o menos se van produciendo», han hecho que las empresas del sector vuelvan a fijarse en la Comunitat para futuros proyectos tras más de un lustro en blanco. De hecho, al menos una compañía se encuentra ya en fase de consultas previas con la Generalitat para desarrollar parques eólicos en distintos puntos de la Comunitat, según confirman a este periódico fuentes conocedoras de la tramitación, que en este momento depende del secretario autonómico de Medio Ambiente, Julià Álvaro.

Si esas conversaciones llegan a buen puerto, la empresa -cuyo nombre no ha trascendido por razones de confidencialidad- podría presentar próximamente un proyecto en firme para promover instalaciones en los municipios castellonenses de la zona cuatro, adjudicada en su día a Enerfin (Elecnor) y que ya está lista para recibir nuevas inversiones.

Sus planes, no obstante, abarcarían también otras zonas en la provincia de Valencia y en Alicante, donde no se instaló ni un molino.

Desde el sector, en cualquier caso, dan por sentado que pronto se irá concretando el interés de más empresas por acometer proyectos en la Comunitat, tanto eólicos como fotovoltaicos. Entre estos últimos figura el proyecto para construir una planta en Villena recuperado por la valenciana Climaster Solar, de Marcos Lacruz, el único de la Comunitat que entró en la subasta de renovables celebrada el pasado verano.

«Ahora que hay una perspectiva de desarrollo, las empresas vuelven a estudiar proyectos en la Comunitat Valenciana, desde luego por parte de la industria y la promoción no va a quedar», sentencia Lacruz.

Agilizar los trámites

Para el presidente de Avaesen, «lo que hay que hacer es darle oportunidad a los promotores de que presenten sus proyectos y agilizar en la medida de lo posible los trámites administrativos para que elijan esta comunidad y no otra». En este sentido, destaca los avances en la tramitación urbanística de proyectos fotovoltaicos logrados gracias a la coordinación de las tres consellerias implicadas y confía en «poder ponernos a la altura de las comunidades que nos rodean, como Castilla-La Mancha y Murcia, que resuelven esos trámites en pocos meses».

Tras los cambios normativos en las ayudas a las renovables -retroactivos- que hundieron la inversión en el sector, desde Avaesen subrayan que vuelven a darse «los tres vectores más importantes para que se desarrollen las energías renovables: una decidida apuesta por el medioambiente tanto de la UE como de España, una tecnología capaz de competir con cualquiera y el precio, ya que hoy por hoy la fuente de aprovisionamiento energético más barata es la eólica y la fotovoltaica».

Fotos

Vídeos