La inseguridad también desanima a seguir en el campo

En el borrador de Documento Ambiental del Plan de Desarrollo Agrario de l'Horta apenas se incide sobre dos problemas importantes que deterioran la viabilidad de las explotaciones. Uno es el del minifundismo; el otro, la inseguridad, los robos continuados de cosechas y en las instalaciones. Muchos agricultores dejaron de plantar diversas producciones debido a los robos sistemáticos, a veces por la sucesión de muchos transeúntes que, seguramente, se llevan poca cantidad cada uno, pero la suma acaba representando un expolio que hace cundir el desánimo hasta desistir de seguir cultivando. Por lo que respecta al minifundismo, se manifiesta no sólo en la pequeñez de las parcelas, sino también en la escasa dimensión de las explotaciones (la suma de pequeñas parcelas dispersas) y la casi imposibilidad de incrementar la base territorial para alcanzar dimensiones viables, por falta de financiación para adquirir tierras que tienen precios caros y también porque es muy difícil encontrar parcelas en venta, por el apego sentimental a la tierra.

Fotos

Vídeos