Los hoteleros inspeccionarán los apartamentos ilegales

R. E.

Valencia. La patronal hotelera Hosbec y la Fundación Visit Benidorm han puesto en marcha una herramienta para controlar toda la venta y comercialización que realiza la plataforma online Airbnb en los principales destinos turísticos, según informaron ayer ambas entidades. Se trata de un sistema que monotorizar «la presencia de apartamentos y habitaciones compartidas comercializadas por Airbnb».

El objetivo es conocer la dimensión del fenómeno y sus características, ya que las dos entidades consideran que «compite en desigualdad de condiciones respecto al alojamiento reglado debido a la falta de una normativa que lo regule». Además, la patronal y la fundación pretenden cuantificar qué niveles económicos genera la plataforma de alojamientos.

En el caso de Benidorm, la plataforma comercializó una media de mil apartamentos cuando en junio de 2016 apenas se superaban los cuatrocientos apartamentos. Según el informe realizado por ambas instituciones, «el volumen de negocio de Airbnb en Benidorm supera los once millones de euros en el periodo analizado». «Eso indica de nuevo que nos encontramos ante un auténtico negocio que se escapa del control de las diferentes administraciones y de la recaudación de impuestos», sentencian.

Fotos

Vídeos