La herencia económica y artística de uno de los grandes nombres valencianos

Una de las obras de la colección Lladró. / Irene Marsilla
Una de las obras de la colección Lladró. / Irene Marsilla

La familia mantiene importantes inversiones en distintos sectores, como el agrario y el inmobiliario

Á. M./R. E. VALENCIA.

La empresa de porcelana artística que fundaron los tres hermanos Lladró fue la clave de su fortuna, pero no ha sido ese el único espacio en el que han desarrollado su actividad empresarial. El negocio agrario y el sector inmobiliario han sido dos de las grandes áreas en las que han sido actores importantes de la economía valenciana, por no hablar de su patrimonio artístico, con una de las colecciones privada de arte clásico más relevantes de España.

A principios de los años 80 los hermanos Lladró empezaron a invertir en terrenos, en unos casos con vocación inmobiliaria, para construir, en otros era fincas agrícolas. Así crearon la empresa Deygesa (Desarrollo y gestión agraria), pero a continuación surgió también Deygesa Agraria, que se ocupó directamente del cultivo de aquellos terrenos agrícolas, que se dividían en tres partes: campos en la huerta de Valencia (la menor), fincas citrícolas y fincas en La Mancha.

A principios de los 90, Juan Lladró vendió a sus hermanos su terció en Deygesa Agraria e invirtió enseguida en el Banco de Valencia y en la industria de Benigánim Beniplast-Benitex, des donde saldría pocos años después. Las relaciones entre los hermanos se había complicada con el paso de los años, hasta que en 2003 optaron por dividir la propiedad de la empresa al 33%. La solución no terminó de funcionar y en 2007 se decidió que la Sociedad de Desarrollo Industrial y Gestión de Inversiones (Sodigei) asumiera el 100% de Lladró SA y mantuviera bajo su paraguas a la inmobiliaria Rosal y sus sociedades dependientes en España , así como Inmuebles Ginza, domiciliada en Tokio (Japón). También cuelga de ella la sociedad de inversión South Hill, antigua sociedad de inversión colectiva (sicav) de Juan Lladró que decidió reconvertir en una tenedora convencional de acciones.

Sin embargo, la clave estuvo en que Sodigei pasó a estar repartida entre los tres hermanos de forma que Juan acaparó el 70% de la propiedad por medio de Agroinmobiliaria SL, mientras sus hermanos contaron con un 15% cada uno, una vez comprada su parte.

En Agroinmobiliaria participan tanto el fallecido Juan Lladró Dolz como sus hijas Rosa, María Luz y Belén, aunque los puestos en el consejo de administración están a nombre de empresas filiales. Así, el actual presidente de Sodigei, Juan Ignacio Jara, marido de María Luz Lladró, figura en representación de Finca Casa Puchero; la anterior presidenta, Rosa Lladró Sala, figura en representación de Dolz y Sala; mientras que Ángeles Lladró Sala representa a Agroinmobiliaria.

Con la voluntad de tender puentes con los hijos de sus hermanos, Juan desbloqueó la incorporación como consejeros de un representante de cada una de las dos ramas de la familia. En el caso de su hermano Vicente, asumió el puesto su hijo David; mientras que en el de José, lo hizo su hija Mamen.

Además, la familia comparte una colección de arte que recorre seis siglos de arte que incluye obras de Juan de Juanes, Juan Ribalta, José de Ribera, Rubens y Zurbarán, entre otros y que está a la espera de fundar un museo.

Fotos

Vídeos