Las heladas rematan de golpe la campaña del caqui al dañar la fruta pendiente

Los cítricos han sufrido pérdidas muy escasas al centrarse las temperaturas bajo cero en comarcas con variedades tempranas cuya recolección ya está a punto de terminar

V. LLADRÓ

valencia. Las heladas de las últimas madrugadas han terminado de dar la puntilla a la campaña del caqui, que ya languidecía comercialmente por un exceso de oferta frente a la atonía de la demanda. Las bajas temperaturas han dañado la mayor parte de la cosecha pendiente de recolección en la comarca de La Ribera y también en otras zonas donde se ha ido expandiendo el cultivo. Quedan a salvo, no obstante, las partidas ya recolectadas que estaban a resguardo en los almacenes y partidas ubicadas en localizaciones más cálidas. En estos casos, la fruta que mantiene la calidad se verá revalorizada de golpe, pero serán más bien cantidades pequeñas.

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) estima que el valor de los caquis que se han perdido por el frío asciende a unos 10 millones de euros, aunque recuerda que casi toda la producción está asegurada frente al riesgo de helada. Este es tipo de deterioro que se hace muy patente en estos frutos, basta uno o dos grados bajo cero para estropearlos enseguida, y además se nota a simple vista. En las explotaciones de caquis afectadas es muy difícil llegar a provechar parte de la cosecha.

Por lo que respecta a hortalizas, las pérdidas se limitan a alcachofas, habas o lechugas. Y en cítricos, asegura AVA que la inquietud inicial por la bajada de las temperaturas no se ha correspondido, afortunadamente, con serias pérdidas, debido a que los valores más bajos de los termómetros se han registrado precisamente en las comarcas y partidas que de normal ya se conocen como más frías, y por ello se centran en ellas las variedades más precoces, de la primera parte de campaña, cuya recolección se realizó tiempo atrás o estaba en fase muy avanzada.

Fotos

Vídeos