Hacienda lleva tres meses sin reclamar a las patronales el millón que le debía Cierval

González, Navarro y Gómez, en la reunión donde Cierval aceptó perdonar deuda a Coepa. / efe/m. bruque

El departamento de Soler busca aún la fórmula legal para poder exigir a las organizaciones provinciales los fondos adeudados por la matriz

Inés Herrero
INÉS HERRERO

Cerca de tres meses después de que el juez acordase la extinción de la quebrada patronal autonómica Cierval, la Conselleria de Hacienda sigue sin exigir a las tres organizaciones provinciales el millón de euros que le adeudaba la matriz. Según indican a LAS PROVINCIAS desde el departamento que dirige el socialista, Vicent Soler, aún están «estudiando la fórmula jurídica para dividir la deuda de Cierval en tres partes», teniendo en cuenta que la extinta patronal únicamente actuaba como canalizadora de las ayudas para cursos de formación destinadas a las tres provinciales.

Desde que el juez ordenase la liquidación exprés de Cierval, precisamente por las escasas posibilidades de pagar sus deudas, Hacienda aseguró que intentaría recuperar su parte, ese millón de euros que le convierte en el máximo acreedor de la entidad que tuvo a José Vicente González como último presidente.

No obstante, el tiempo pasa sin que la reclamación de fondos se produzca, pese a las reuniones mantenidas con los servicios jurídicos y a que la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) lleva meses asegurando que tiene reservados los cerca de 220.000 euros que le corresponden, listos para devolverlos a las maltrechas arcas públicas en cuanto la administración se lo pida.

Al parecer, la clave está en encontrar una fórmula jurídica válida para poder trocear y reclamar por partes la deuda de la que era titular Cierval, pese a ser un mero intermediario de los fondos aportados por la Generalitat, que repartía entre las patronales de Valencia (CEV), Alicante (Coepa) y Castellón (CEC).

«Todavía no se sabe cómo se va a hacer, hay que encontrar una fórmula viable jurídicamente», admiten desde la Conselleria de Hacienda, que se resiste a renunciar a esos fondos, aunque no faltan voces que los dan por perdidos prácticamente desde la extinción de Cierval.

Cabe recordar que, en principio, sólo está en disposición de devolver esos fondos la organización que preside Salvador Navarro, que dio el salto de provincial a nueva patronal autonómica, mientras que Coepa y la CEC difícilmente podrían hacer frente a sus respectivas partes, que suman en torno al 60% del total.

La CEV reservó la parte que le corresponde pero Coepa y CEC difícilmente podrán devolver las suyas

Desde la patronal alicantina nunca han dado síntomas de estar en disposición de pagar. Es más, sus responsables llegaron a afirmar que esa deuda estaba incluida en la quita del 95% que le permitió superar el concurso de acreedores, y a la que Cierval accedió para sacar adelante una refundación que acabaría saltando por los aires cuando Coepa se apartó del pacto anunciado a bombo y platillo en rueda de prensa.

En cuanto a la castellonense CEC, su situación es todavía más complicada, ya que las escasas opciones de sobrevivir al concurso que motivaron la marcha de la potente patronal azulejera, Ascer, se ven agravadas por sus problemas en los tribunales por supuesto fraude con fondos públicos para la formación.

Difícil panorama para que la Generalitat recupere fondos, mientras siguen en el aire las ayudas de la Ley de Participación Institucional de este año. La CEV, que dejó perder la mitad de los fondos el pasado año, preveía ingresar 600.000 euros pero sólo podrá hacerlo si Economía modifica a tiempo la partida presupuestaria a nombre de Cierval, por importe de 2,6 millones de euros.

Fotos

Vídeos