De Guindos sostiene que la alternativa al rescate habría sido la expulsión del euro

El ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos. / Efe

El ministro aclara que fue Rato quien le propuso su salida de Bankia e insinúa que su gestión fue «muy poco profesional»

José María Camarero
JOSÉ MARÍA CAMAREROMadrid

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha defendido fehacientemente la intervención del Gobierno en el sector bancario durante la crisis al llegar a indicar que si no se hubieran aportado ayudas públicas a una parte de las entidades no se habría “superado la amenaza de un rescate total” de la economía española.

Así lo ha expuestos el titular de Economía durante su intervención en la comisión que investiga la crisis en el Congreso, en una comparecencia que no ha realizado ninguna autocrítica sobre su actuación en el Ejecutivo desde 2012 hasta la actualidad. De hecho, ha explicado que en los primeros meses de 2012 el riesgo bancario se estaba extendiendo al soberano, para afirmar que el Gobierno presidido por Mariano Rajoy “no se limitó a aportar dinero a fondo perdido a la banca”, como hizo el de José Luis Rodríguez Zapatero, según ha indicado. “Nosotros afrontamos la situación de forma exhaustiva e integral, porque no había otra alternativa”. De hecho, ha expuesto que si no hubieran actuado de esa forma “las dudas de la banca habrían pasado al Tesoro, lo que habría concluido en un rescate y en nuestra expulsión del euro”.

El ministro ha apuntado que las medidas aprobadas sobre todo durante los primeros meses de la legislatura “arrojaron luz” a las cuentas públicas y a las de la banca, con el conjunto de reformas que el Gobierno aprobó para recapitalizar parte del sector y exigir mayores niveles de capital.

De Guindos ha aclarado que la ayuda solicitada a la Unión Europea, que superó los 41.000 millones de euros frente a los más de 100.000 que estaban a disposición, “fue un rescate que solo incluía requisitos para el sector financiero, a diferencia de lo que hubiera sido” una intervención como la de Portugal.

Luis de Guindos no dejó perder la oportunidad de comparecer en el Congreso para ofrecer una versión completamente distinta a la que había explicado el expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, sobre su salida de la entidad. En concreto, De Guindos ha indicado que Rato le “informó” sobre su “intención de dimitir” como primer ejecutivo de Bankia, el 7 de mayo de 2012. El propio Rato había afirmado en ese mismo escenario que fue De Guindos quien le “exigió” su dimisión. De hecho, el actual ministro ha indicado que el propio Rato le habría expresado su apoyo para que José Ignacio Goirigolzarri fuera el presidente de Bankia.

Otra de las contradicciones entre una y otra declaración se centra en los “trabajos” que habría realizado el Ministerio de Economía durante el mes de abril de 2012 junto a la dirección de Bankia “para tratar de solventar la situación de forma definitiva con medidas creíbles”. Sin embargo, Rato había apuntado a las reuniones del propio De Guindos con representantes de la gran banca para perpetrar el rescate sin la presencia del Banco de España.

En sus críticas a Rato, Luis de Guindos ha apuntado que al cambiar a los equipos gestores de las antiguas entidad, como en Bankia, se hizo porque “se había demostrado muy poca profesionalidad en su trabajo”. Además, ha recordado que el rescate bancario sirvió para que los depositantes no asumieran pérdidas “como consecuencia de una mala gestión” de los responsables de las entidades.

Fotos

Vídeos