El Gobierno prohíbe a la valenciana Factoo seguir facturando en nombre de autónomos

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en la inauguración del congreso Maduralia.
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, en la inauguración del congreso Maduralia. / efe/mariscal

Empleo resuelve disolver la cooperativa de Chema Escrivá por incluir como socios a trabajadores por cuenta propia que deberían pagar la cuota

INÉS HERRERO VALENCIA.

Varapalo al «facturar sin ser autónomo» que prometía la plataforma valenciana Factoo a sus más de 17.000 asociados. El Ministerio de Empleo y Seguridad Social hizo pública ayer su decisión de descalificar a la sociedad cooperativa Fidelis Factu, lo que implica la disolución de la propietaria de la marca Factoo, por infracciones como dar de alta como socios a trabajadores por cuenta propia que deberían inscribirse en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y pagar la cuota correspondiente.

Más información

Desde el departamento que dirige Fátima Báñez consideran probado que la entidad «no realiza actividad cooperativizada alguna» y que, por tanto, no puede seguir facturando en nombre de autónomos como cooperativa de trabajo asociado. Esta resolución, que sólo puede ser recurrida en los tribunales, parte de un informe de la Unidad Especializada en el Área de Seguridad Social de la Inspección Provincial de Trabajo de Valencia y cuenta con un dictamen favorable de la Abogacía del Estado.

Desde la entidad creada por Chema Escrivá confirmaron a LAS PROVINCIAS que Factoo no va a cerrar sus puertas, sino que sigue trabajando con normalidad y llevará ante la justicia esa resolución, que le comunicaron el miércoles por correo electrónico, para demostrar que su actividad «no es irregular ni ilegal».

Factoo ofrece a trabajadores por cuenta propia o ajena asociarse a la cooperativa, mediante un sencillo formulario online, para «facturar sin ser una empresa y sin realizar declaraciones de IVA e IRPF cada trimestre». Sin pagar la cuota de autónomo, como tantas otras cooperativas de trabajo asociado en las que ha puesto el foco el Ministerio. A cambio de un depósito de treinta euros -recuperable al darse de baja si se cumplen ciertos requisitos- y una comisión, se encarga de las gestiones de la Seguridad Social, pagos trimestrales y seguros laborales.

Para la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Valencia, su modo de actuar incurre en «numerosas conductas infractoras», que le llevaron a proponer la descalificación prevista en el artículo 116 de la Ley de Cooperativas.

En su informe, remitido en febrero a la Dirección General del Trabajo Autónomo, la Unidad Especializada de la Inspección de Valencia señala que «los simulados socios trabajadores son, en general, profesionales trabajadores por cuenta propia dedicados a cualquier actividad, que actúan en el tráfico mercantil, por lo que se ven en la necesidad de emitir factura a sus clientes, y correlativamente, cumplir con las obligaciones fiscales y en el RETA».

Así lo recoge el comunicado de Empleo, que cita, como otra conducta infractora, que Factoo ha tenido en alta a más de 5.000 afiliados distintos en los dos años que lleva activa. Según el Ministerio, cada socio «se mantiene en alta durante escasos días, lo que supone una vinculación anómala», ya que los socios de una cooperativa de trabajo asociado «deben incorporarse en la prestación de trabajo a la misma con carácter, en principio, indefinido».

Desde Factoo, no obstante, rechazan esa acusación y aseguran que su masa social «es estable y hay muy pocas bajas», por lo que sus asociados «están en la cooperativa de forma continua, interactuando constantemente para desarrollarse profesionalmente dentro de la legalidad». En un comunicado, indica que se ajusta a la normativa europea y española, aunque admite que «pueden existir interpretaciones contrarias sobre la Ley de Cooperativas».

Desde la plataforma, además, reducen a apenas una veintena las actas abiertas a asociados suyos. Según publicó El Confidencial, Trabajo inspecciona a centenares de socios de Factoo para reclamarles las cuotas de autónomo no abonadas.

Exención o tarifa plana

Para Rafael Pardo, presidente de ATA en la Comunitat, «una cooperativa creada para facturar trabajos personales de sus miembros, como falsos asalariados, no es una cooperativa de trabajo asociado, sino una empresa de facturación». A su juicio, este fenómeno muestra la necesidad de «articular una salida legal para profesionales por cuenta propia con escasos ingresos, una especie de tarifa plana» para evitar que todo lo que ganen sea para la Seguridad Social.

Fotos

Vídeos