El Gobierno estudia limitar la plantación de frutales

Melocotones. / jesús signes
Melocotones. / jesús signes

El Ministerio de Agricultura advierte que no se puede dar dinero para plantar árboles y después para quitarlos El plan de reconversión prevé invertir 80 millones de euros

REDACCIÓN VALENCIA.

El secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, ha defendido la necesidad de establecer limitaciones a nuevas plantaciones de fruta dulce, como una de las medidas del plan para la reconversión del sector.

El plan propuesto incluye medidas a corto plazo, como una línea de financiación de hasta 80 millones de euros en préstamos, así como iniciativas de ajuste fiscal, por lo que la cuantía final dependerá de la intensidad con las que las disposiciones se pongan en marcha.

El plan de reconversión del sector de la fruta dulce (melocotón, nectarina, ciruelo, albaricoque...) cuenta con 14 medidas agrupadas en 4 grandes bloques: inyección de liquidez, reequilibrio oferta-demanda, organización sectorial e información.

«Llevamos cuatro meses para atajar este problema de desequilibrio entre la oferta y la demanda», ha precisado Cabanas, para lo que es muy importante «que el sector se organice y se asocie para decidir «qué quiere producir y cómo lo quiere producir».

En cuanto a los sistemas de arranque planteados en el plan, Cabanas ha insistido en que «no se puede dar dinero para poner árboles y luego para quitarlos».

Además de las medidas orientadas a inyectar financiación y cubrir avales de préstamos a través de Saeca, se contemplan reducciones en los módulos del IRPF.

Pero el paquete más importante -porque tiene un calado a más largo plazo- es el dirigido a reequilibrar la oferta y la demanda del sector. Ahí se quiere potenciar la mejora de la contribución de los programas operativos de las organizaciones de productores de frutas y hortalizas, así como los programas de desarrollo rural destinados a la recuperación de estos mercados, la mejora del control y seguimiento de las nuevas plantaciones, el fomento de la producción ecológica y la calidad de las producciones, la promoción del consumo, la ordenación de las exportaciones a países terceros y la apertura de nuevos mercados.

El plan incluyen medidas dirigidas a organizar y reestructurar el sector a través del incremento de las dimensión de las organizaciones de productores, fomentar que se constituyan asociaciones más amplias, facilitar la creación de organizaciones interprofesionales y reforzar los controles de la Ley de la Cadena Agroalimentaria en el sector de frutas y hortalizas. Por otro lado se pretende ampliar el nivel de información sectorial para facilitar la planificación y el seguimiento de las campañas.

Fotos

Vídeos