Un gestor de fondos compra el hotel Dénia La Sella Golf Resort

El empresario catalán Ricardo Portabella adquiere el edificio y cede la gestión a Emilio y Ramón Garayar

CONCHA PASTOR DÉNIA.

Tres meses de intensas negociaciones y doce horas seguidas reunidos en una notaría de Dénia sirvieron para cerrar la venta del hotel Dénia La Sella Golf Resort&Spa, hasta el día 2 propiedad del grupo La Sella, del dianense Pepe Bañó.

El gestor de fondos Alantra REIM, con sede en Madrid, adquirió por un importe que no ha trascendido el único establecimiento hotelero de cinco estrellas de la Marina Alta, valorado en 22,9 millones y con cargas superiores a 19 millones. Detrás de Alantra está el barcelonés Ricardo Portabella, afincado en Suiza y tildado por muchos como el 'supermillonario desconocido' que lleva más de dos décadas con negocios hoteleros, turísticos y de alimentación.

Como parte de la operación, otorga la gestión a Gestión de Activos Turísticos (GAT), que explotará el hotel en régimen de arrendamiento y se compromete a mantener a los más 70 de empleados que trabajan desde hace años bajo la dirección de Jêróme Gateau. Los responsables son Emilio y Ramón Garayar, expertos en asesorar a espacios hoteleros.

Portabella también se ha convertido en el socio mayortario del campo de golf La Sella y formará parte del Consejo de Administración, junto a Luis Iglesias, director de Alantra, pero en la presidencia seguirá Mara Bañó. De hecho, este campo y otros servicio del resort, continúan dirigidos por La Sella, que ve saneadas las cuentas con esta operación y «confía en mantener buenas relaciones con la nueva propiedad, profesionales que llevarán al resort y a Dénia a ser una referencia en el sector turístico». Así, augura un «2018 lleno de proyectos para el grupo La Sella, incluyendo un campo de fútbol junto al hotel, que atenderá la demanda latente de turoperadores deportivos en invierno» y el interés de todos los sectores en que aumenten las visitas a la Marina Alta.

Los nuevos dueños tienen previsto llevar a cabo una reforma en dos fases, una a partir de octubre y otra en 2019. Además, no descartan una nueva franquicia a finales año, que podría ser Marriott, marca de la que formó parte el hotel desde su construcción en 2003 hasta 2016.

Según ha podido saber este medio, el complejo facturó 6,6 millones en 2017, un 3,5% más, y la ocupación media se situó en el 55%, un 4% más, con una mejora de los resultados de explotación el año anterior del 26%. Desde Alantra REIM, su director Luis Iglesias, remarcó que La Sella es «una magnífica transacción» que les permite acceder a «un activo de calidad y gran potencial», con perspectivas de «seguir incrementando nuestra exposición al sector hotelero», donde detectan «grandes oportunidades de inversión».

Fotos

Vídeos