La gestión desde el Consell de las acequias de la Albufera pone en peligro el 20% de los arrozales

Acequia de la Albufera a punto de desbordar sobre un campo de arroz.
Acequia de la Albufera a punto de desbordar sobre un campo de arroz. / lp

Los agricultores alertan del riesgo de inundación de los cultivos ante el exceso de agua del lago desde que la controla la Conselleria de Agricultura

Á. MOHORTE VALENCIA.

Un 20% de los arrozales de la Albufera corren peligro de inundación por la gestión que está haciendo la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente de la Junta de Acequias del lago, que sumió hace unos meses. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) advirtió ayer de que los «excesivamente elevados niveles de agua» que alcanzan estos días las acequias de las zonas hondas del parque natural de la Albufera amenazan con reventar los márgenes, conocidos como 'motas', de los campos de arroz colindantes.

Esto provocaría la inmediata inundación de los mismos, sobrepasando la altura de las espigas y causando la pérdida de la cosecha. Las áreas productivas que corren el serio peligro de ser anegadas representan hasta el 20% de la superficie arrocera de la Albufera, es decir, unas 3.000 hectáreas repartidas en las zonas más bajas de los términos municipales situados alrededor del lago.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, asegura que «las acequias van demasiado llenas y muchas motas se encuentran al límite, por lo que, si hubiera un episodio de lluvia intensa, algo que suele ocurrir durante la campaña arrocera, habría altas posibilidades de que el agua se desbordara entre los campos».

Según Aguado, durante el cultivo resulta muy difícil reconstruir las motas, debido al complicado acceso a las explotaciones. «La mayoría de explotaciones afectadas se perdería la producción y el trabajo de todo un año», asegura.

La organización agraria recuerda que el máximo responsable de elevar las aguas «hasta niveles tan alarmantes» es la conselleria de Agricultura y Medio Ambiente, organismo que hace unos meses asumió el control de la Junta de Desagüe de la Albufera a raíz de la apertura de una investigación de los niveles hídricos por parte de la Fiscalía Provincial de Valencia.

Aguado asegura que «históricamente el sector agrario venía gestionando las compuertas del lago de una manera profesional y compatible con las actividades económicas, culturales y ambientales desarrolladas en el parque natural». Sin embargo, apunta que, tras los cambios que se han producido al frente de la Junta de Desagüe, «sólo hemos necesitado una campaña arrocera para comprobar que la Administración adopta medidas que ponen en peligro el cultivo».

La organización agraria advierte de que, antes de subir hasta estas cuotas los niveles de las acequias, sería necesario adoptar al menos dos actuaciones preventivas de una manera urgente: reforzar las motas, cuya conservación es competencia del Ayuntamiento de Valencia; y por otra parte, dragar los canales de La Albufera para facilitar el tránsito fluido del agua y minimizar riesgos de desbordamiento.

La preocupación y el malestar que reconocen los arroceros por este motivo se producen justo en pleno crecimiento vegetativo de las plantas y a falta de escasas semanas para iniciar la siega. De acuerdo con las primeras estimaciones de AVA-Asaja, la producción se está desarrollando con bastante normalidad y únicamente habría que lamentar ataques del hongo Pyricularia, favorecido por las condiciones climáticas, mientras que las enfermedades vinculadas a la pudrición de las raíces de las plantas de momento no están manifestándose con la misma virulencia de años anteriores, lo que podría deberse a las autorizaciones excepcionales de la quema de la paja del arroz declaradas en los últimos ejercicios.

Bombas de emergencia

El Ayuntamiento de Valencia colocó el martes tres bombas en las «golas» del parque natural de la Albufera de Valencia para desaguar después de detectarse que el nivel de agua había alcanzado los 17 centímetros, cuando debe estar alrededor de los 10 centímetros. Las bombas estuvieron en marcha durante toda la noche, hasta las 6:00 horas de la mañana de ayer, y según el consistorio, se estaría alrededor del nivel que corresponde.

En todo caso, desde el ayuntamiento se reconoce que la situación denunciada por AVA-Asaja es «preocupante» y que se visitará 'in situ' los 'tancats' de arroz para analizar la situación. El concejal de Devesa-Albufera, Sergi Campillo, insistió en que estarán «atentos» durante los próximos días para ver si hay que poner de nuevo las bombas o si hay que bajar un poco el nivel del lago para que los niveles en los canales que rodean los 'tancats' de arroz bajen también y no entre agua.

Con respecto a al refuerzo de motas y el dragado de canales y acequias de la Albufera el también presidente de la Junta de Desagüe defendió que se han hecho diversas actuaciones en este sentido y preparan un gran contrato que será licitado en breve.

Fotos

Vídeos