La genética logra variedades hortofrutícolas resistentes al cambio climático

EP. VALENCIA.

Científicos de la Universitat Politènica (UPV) y del Consejo de Investigaciones Científicas (CSIC) impulsan una estrategia de mejora genética cuyo objetivo es obtener variedades hortícolas más resistentes al cambio climático y de mayor calidad, reduciendo al mismo tiempo el uso de agua y nutrientes en la producción.

La UPV informa de que la mejora genética, acuñada con el término de introgresiómica, propone utilizar de forma masiva especies silvestres emparentadas con los cultivos para ampliar su base genética y poder desarrollar una nueva generación de variedades vegetales que permita enfrentarse a los retos del futuro.

«Hasta ahora, con excepciones como el trigo y el tomate, el potencial de las especies silvestres para la mejora de los cultivos se ha aprovechado poco», advierte el responsable del proyecto y director del Instituto de Conservación y Mejora de la Agrodiversidad Valenciana de la Universitat Politècnica de València (Comav), Jaime Prohens.

Fotos

Vídeos