El frente por unas pensiones dignas se desdobla con dos marchas en 24 horas

Participantes en la manifestación por unas pensiones dignas convocada ayer en Valencia por CC OO y UGT. / j. monzó
Participantes en la manifestación por unas pensiones dignas convocada ayer en Valencia por CC OO y UGT. / j. monzó

CC OO y UGT movilizan a miles de personas en Valencia en la víspera de otra concentración por esa causa sin «ideología, partidos o sindicatos»

INÉS HERRERO VALENCIA.

La reivindicación de unas pensiones dignas volvió a sonar ayer con fuerza en las calles de Valencia, en una nutrida manifestación convocada por los sindicatos mayoritarios a las once y media de la mañana en la plaza del Ayuntamiento. Hoy, en el mismo lugar y a la misma hora, la Coordinadora en Defensa del Sistema Público de Pensiones protagonizará una protesta contra los recortes de estas prestaciones «independientemente de ideología, partidos o sindicatos».

Esta plataforma estatal, que agrupa a diversos colectivos y es la impulsora de las multitudinarias concentraciones de pensionistas celebradas recientemente en todo el país, recalcó ayer en un comunicado que, para ellos, «la única bandera admisible son los pensionistas y jubilados presentes y futuros».

Esa voluntad de marcar distancias con los representantes políticos y sindicales, relegados a un discreto segundo plano en sus convocatorias anteriores, se antoja clave para entender el porqué de dos convocatorias similares, por la misma causa, con 24 horas de diferencia.

Las personas movilizadas por UGT y CC OO marcharon por el centro de Valencia coreando consignas de rechazo a los recortes sociales y a la congelación de las pensiones, entre otros cánticos habituales en las protestas de ambos sindicatos, para reclamar un sistema público de pensiones digno y que tenga asegurada su viabilidad futura.

Encabezaron la marcha los secretarios generales de CC OO PV, Arturo León, y de UGT-PV, Ismael Sáez, satisfechos por la respuesta lograda entre personas mayores, jóvenes y numerosas familias con niños, en una calurosa mañana de domingo.

Ante la Delegación de Gobierno, reivindicaron una mejora de las condiciones de los pensionistas, como Miguel Jordá, secretario del Consejo Valenciano de Personas Mayores.

Tanto Arturo León como Ismael Sáez cargaron contra la reforma de las pensiones de 2013, por contener un índice de revalorización y un factor de sostenibilidad «destinados únicamente a recortar las pensiones», y defendieron la viabilidad del sistema público, vinculada a la necesidad de redistribuir la riqueza.

«El problema de verdad lo tienen nuestros hijos y nietos», recalcó León, contrario a «bajar impuestos a los ricos» ante la falta de ingresos. Sáez, en la misma línea, reclamó «un Estado fuerte y una tributación justa y progresiva, porque uno débil hace más débiles a los débiles».

Menos fuerza

Esta manifestación, como las de Alicante, Castellón y Elx, se enmarca en las movilizaciones por unas pensiones dignas convocadas en un centenar de ciudades. Esta nueva oleada no logró recabar los multitudinarios apoyos de las protestas del pasado 17 de marzo, cuando en torno a un millón de personas se unieron en un clamor contra la subida del 0,25% y exigieron que la revalorización de estas prestaciones vuelva a vincularse a la inflación para no perder poder adquisitivo.

Más

Fotos

Vídeos