Fomento y el Puerto de Valencia se enfrentan a Ribó para poner en marcha el acceso norte

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, rodeado de Juan Pablo Lázaro, Salvador Navarro, Manuel Broseta y José Vicente González. / LP
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, rodeado de Juan Pablo Lázaro, Salvador Navarro, Manuel Broseta y José Vicente González. / LP

El ministro convocará una reunión este mes para retomar el proyecto con la Generalitat, el Consistorio y la Autoridad Portuaria

Á. MOHORTE/P. MORENO VALENCIA.

Todavía no se ha dicho la última palabra sobre el acceso norte al Puerto de Valencia. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunció ayer en Madrid que su departamento quiere «explorar» este proyecto, frontalmente rechazado desde el Ayuntamiento de Valencia, y que tendría una inversión de más de 300 millones de euros. «Nuestra intención es convocar a la comunidad autónoma, al Ayuntamiento y a la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), junto con Puertos del Estado, para analizar las alternativas del proyecto».

La posición del consistorio de Joan Ribó es una negativa en redondo a la propuesta de tunelar desde el acceso de Valencia por Alboraya hasta las terminales de contenedores, pasando por debajo de la Marina Real Juan Carlos I, sea cual sea la profundidad y las condiciones de uso de la futura infraestructura. La propuesta viene de los tiempos del Partido Popular, pero el presidente del Puerto de Valencia, Aurelio Martínez, defiende con vehemencia la necesidad de acometer esta obra, ante la saturación que se prevé para el acceso a la instalación por la V-30, el único que existe hoy.

El anuncio se hizo durante la inauguración en Madrid de la jornada 'Los puertos, herramientas de competitividad empresarial', organizada por la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE y la Fundación Conexus, a la que también asistió el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

La reserva de suelo afectaba al subsuelo del Cabanyal, el Canyamelar, la Marina y una parte del sector del Grao, dado el deseo del anterior gobierno municipal de convertirlo en un túnel abierto a todo tipo de tráfico e incluido en el callejero de la ciudad como una ronda más. Todo eso ha pasado a desestimarse, tanto en la Marina como en el Grao, donde ya es oficial al trabajar los técnicos sin esa servidumbre. Fomento llegó a tener el proyecto muy avanzado, aunque los cambios legislativos en cuando a la seguridad en los túneles, unido a la falta de financiación, aparcaron la iniciativa del citado acceso.

El ministro defendió en el acto a los puertos valencianos, y aseguró que gozan de una «salud de hierro». Para reafirmarlo, recordó que en lo llevamos de año, movieron más de 70 millones de toneladas, un 4,4% más que en 2016, de modo que la Comunitat Valenciana sigue siendo la segunda región en cuanto al tráfico acumulado, por detrás de la andaluza, debido al Puerto de Algeciras, el más importante de España.

De la Serna admitió que, en el caso del Puerto de Valencia, «no ha conseguido quizá llegar a los límites de crecimiento que la media española», por culpa de que ha sufrido «como ningún otro» los efectos de la movilizaciones laborales que se produjeron durante la «difícil tramitación de la reforma de la estiba».

Por otra parte, el ministro señaló que tiene previsto presentar antes de fin de año el plan de impulso al transporte ferroviario de mercancías, que incluye la incorporación de un socio logístico en Renfe Mercancías, y pondrá en marcha planes de Cercanías, el primero en la Comunitat. Sobre el socio logístico para Renfe Mercancías, De la Serna aseguró que está a punto de cerrarse.

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, defendió la necesidad de constituir una alianza logística entre la Comunitat y Madrid, en la que puertos y empresas «sumen esfuerzos» con el objetivo de que la actividad económica en ambos territorios tenga «el mejor escenario posible» para su desarrollo.

Más

Fotos

Vídeos