La familia Pastor blinda su mayoría al comprar deudas de Cleop

I. H. VALENCIA

La vida da muchas vueltas y, en la fuerte pugna entre los Pastor y Carlos Turró por el control de Urbem, la familia fundadora parece haber ganado la batalla definitiva. Con la última ampliación de capital pendiente del Tribunal Supremo, el propietario José Pastor asegura que controlan entre un 60% y un 67% -en función de si se anula o no la operación- y relata orgulloso cómo sus hijas Maribel y Vicenta, hoy máxima ejecutiva de la firma, blindaron la mayoría que asegura haber tenido siempre.

Hace un año, las hermanas Pastor compraron a CaixaBank créditos fallidos de Cleop, suscritos por su filial Inversiones Mebru con Banco de Valencia por treinta millones de euros para acudir a la ampliación, con 46.000 títulos de Urbem como prenda.

Así, las antes rivales, que estudian repetir la jugada con más préstamos, son ahora acreedoras y si no cobran treinta millones se quedarán entre un 10 y un 15% del capital. Además, el pack de fallidos comprado con autorización del FROB incluía una póliza de Cleop, que les ha permitido pedir la liquidación de su eterno rival junto a otros acreedores.

Fotos

Vídeos