La familia Batalla pierde la presidencia de la antigua Lubasa

Luis Batalla. /Toni Losas
Luis Batalla. / Toni Losas

El socio del yerno de Juan Roig en Atitlan, Aritza Rodero, asume el mando en el Grupo Obinesa a través de su empresa Citrus Capital

Á. M.

La familia Batalla deja de ejercer la presidencia del Grupo Obinesa, nombre de la matriz de la antigua Lubasa. Tras la toma del control de la compañía por parte de la sociedad inversora Atitlan Capital con el 55% de las acciones, Aritza Rodero asume la presidencia de las dos ramas en las que se ha dividido la matriz del grupo: Obinesa y Obinesa Grupo Industrial.

Rodero es el socio de Roberto Centeno, yerno del presidente de Mercadona, Juan Roig, y ejercerá como presidente por medio de su sociedad Citrus Capital. Gabriel Batalla, que había sucedido a su hermano al frente del grupo a principios del año pasado, queda ahora en la vicepresidencia a través de la sociedad Invernumber. Así lo publicaba ayer el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) de Castellón, aunque fuentes de la compañía señalan que la decisión que se ha tomado es que los cargos sean rotatorios, independientemente de que no afectarán al actual equipo gestor.

En todo caso, en Obinesa dejan de ser consejeros José Carlos Rambla, hombre de confianza de la familia, y José María Martínez, director general de la compañía desde hace poco más de un año, cuando dejó de ser director corporativo de Negocio de Empresas de Bankia en la Comunitat Valenciana, Murcia y Baleares.

Aritza Rodero

Quedan ahora como consejeros Otilia del Rosario Batalla, a través de Unanimitas Cinco; y Roberto Centeno, con Ceryces Inversiones Inmobiliarias. Todos ellos han pasado a ser consejeros de Obinesa Grupo Industrial, tras cesar Obinesa SL como administradora única.

Fotos

Vídeos