El fabricante de grifos Ramon Soler eleva a 270 los traslados de firmas catalanas

La mensajería MRW culmina su cambio de domicilio a Riba-roja y la centenaria marca de productos sanitarios lleva su sede a Valencia

I. H./EFE

valencia/barcelona. La fuga de empresas catalanas continúa y, poco a poco, aumenta también el número de compañías que optan por trasladar su sede a la Comunitat. Ayer se hizo efectivo el cambio del domicilio social de la empresa de paquetería MRW Courier Group, anunciado en octubre y que, junto al del fabricante de grifería Ramon Soler, eleva la cuantía de 'nuevos valencianos' a unos 270 negocios, de los más de 3.200 que cambiaron de sede desde la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre, según datos del Colegio de Registradores Mercantiles de España.

La nueva decana autonómica, Begoña Longás, avanzó la semana pasada a LAS PROVINCIAS que constaban ya 267 traslados de empresas catalanas a la Comunitat, 170 a Valencia, 57 a Castellón y 40 a la provincia de Alicante, con la precisión de que esa cifra podría crecer a medida que se culminen unos trámites que pueden durar tres meses.

De hecho, eso es prácticamente lo que ha tardado en hacerse efectivo el cambio de sede de MRW. Según el último Boletín Oficial del Registro Mercantil, su domicilio social se traslada de Hospitalet de Llobregat (Barcelona) a la nave que tenía en el polígono industrial El Oliveral de Riba-roja de Túria (Valencia).

También se conoció ayer la salida de Cataluña de la empresa centenaria Ramon Soler, fabricante de griferías y accesorios de diseño para el baño, que vende sus productos en más de 60 países. Su sede social pasa del Carrer del Vallespir, en Sant Joan Despí, al número 30 de la avenida de Aragón, en Valencia. Entre los últimos traslados figura asimismo el de la gerundense Minea Química, que fabrica detergentes y productos de limpieza para el sector naval.

Fotos

Vídeos