La estiba acuerda evitar despidos y dejan hasta octubre el resto de discrepancias

Las empresas garantizan la continuidad del 100% del empleo mientras los sindicatos desconvocan los paros para negociar un nuevo convenio colectivo

J. A. BRAVO.

Valencia. Habrá paz social en los puertos, al menos hasta octubre. Así lo acordaron este jueves la Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Consignatarias de Buques (Anesco) y los sindicatos, tras asumir la primera «la garantía de la continuidad del empleo del 100% de los trabajadores» mientras que los segundos aceptan comenzar ya con la prejubilaciones voluntarias.

La principal consecuencia práctica de esta tregua es que las centrales desconvocan las cinco jornadas de paros previstas hasta el próximo 8 de julio, empezando por la que ya estaba anunciada para este mismo viernes. «Vamos a mantener un ambiente de estabilidad y normalidad», defendió Antolín Goya, secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar (CETM), mayoritaria entre los trabajadores.

De hecho, el compromiso de los dirigentes sindicales es no recurrir nuevas huelgas mientras se prolongue el nuevo cauce de diálogo, en principio hasta el 30 de septiembre. Para entonces patronal y representantes de los trabajadores deberían haber podido firmar un nuevo convenio colectivo cuya negociación comenzará la semana próxima, fijando primero un bloque de temas y un calendario de reuniones «más asiduo».

Entre la 'letra pequeña' que han de discutir a partir de ahora destacan, sobre todo, dos cuestiones. De un lado, la inclusión de las empresas en los nuevos centros portuarios de empleo -sucesores de las sociedades de las que hasta la reforma dependían en términos laborales los estibadores- y, por otro, la participación de los propios trabajadores en el sistema de formación y acceso a la profesión.

Para la Plataforma de Inversores en Puertos Españoles (PIPE), ambas reivindicaciones sindicales no respetan ni el decreto de reforma que el Congreso aprobó el pasado 18 de mayo ni la jurisprudencia de la UE porque «mantienen el 'statu quo' anterior a la nueva ley». En Anesco tampoco ven viable, en principio, dar su brazo a torcer aunque están dispuestos a hablar.

Donde sí existe consenso por ahora es en otro tipo de medidas, hasta el punto de que Goya habló de «principio de fin del conflicto». Así, las empresas mantendrán las plantillas actuales aunque abrirán en breve el proceso de salidas voluntarias vía prejubilaciones, en las que se mantendría el 70% del salario y las sufragaría el Estado.

Fotos

Vídeos