La estampida empresarial frente al independentismo suma a Aguas de Barcelona y a Fundación La Caixa

La torre Agbar, en una foto de archivo./AFP
La torre Agbar, en una foto de archivo. / AFP

Más grandes compañías salen hacia Madrid o Palma “con el fin de preservar la seguridad jurídica de los inversionistas”

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

La fuga de empresas ante a inestabilidad en Cataluña continúa. Este sábado han sido Aguas de Barcelona (Agbar), Fundación La Caixa y Criteria las que han optado por trasladar su domicilio en al ciudad condal y optar por Madrid, en la compañía de suministros, o Palma de Mallorca, en las otras dos, accionistas a su vez de Caixabank, que optó ayer por Valencia.

Esta mañana el consejo de administración de Agbar decidía durante una reunión en su sede la Zona Franca de Barcelona trasladar "de forma temporal" su sede social a Madrid, debido a la situación política que vive Cataluña. La medida se ha tomado, aprovechando el cambio en la Ley de Sociedades de Capital que acordó el Consejo de Ministros, facilitando estas mudanzas sin tener que convocar la junta general de accionistas.

La decisión se ha tomado "con el fin de preservar la seguridad jurídica de los inversionistas" y no supone, "en ningún caso", afectación alguna al servicio que las diferentes operadoras del grupo prestan en todo el territorio catalán. Agbar, que este año celebra precisamente su 150 aniversario, está participada al 100 % por Suez Environnement España, empresa perteneciente al grupo francés Suez.

De hecho, la multinacional gala ya trasladó hace dos años de Barcelona a Madrid su domicilio fiscal en España. Agbar, presidida por Ángel Simón, es accionista de diversas operadoras del ciclo integral del agua en Cataluña, como son Aigües de Barcelona -empresa mixta que suministra agua a buena parte del área metropolitana-, Sorea o Cassa, que mantienen su domicilio social actual.

La dueña de Caixabank se va a Palma

Por otra parte, las principal accionista de Caixabank, que ayer optó por el traslado a Valencia, también han decidido dejar hoy aquella autonomía. Ambas compañías, que preside Isidro Fainé (presidente de Gas Natura, que ayer aprobó mudarse a Madrid), ha optado por Palma de Mallorca, "mientras se mantenga la actual situación en Cataluña".

En un comunicado, la Fundación, propietaria de Criteria (la sociead que gestiona el patrimonio de la entidad ), acordó fijar como el nuevo domicilio social de estas dos entidades el número tres de la Plaça Weyler, de Palma, con el fin de "preservar sus intereses empresariales y sociales, así como su operativa normal".

Esta decisión no implica el traslado de personas ni de centros o servicios corporativos, que seguirán operando como hasta ahora con normalidad. La Fundación Bancaria La Caixa gestiona de forma directa la Obra Social, que se financia con los dividendos obtenidos de CriteriaCaixa, y cuenta este año con un presupuesto de 510 millones de euros, principalmente para actividades sociales, educativas, culturales, de investigación y emprendimiento.

Estas dos compañías son las últimas de las grandes firmas que en los últimos días han anunciado que trasladan su sede social fuera de Cataluña debido a la incertidumbre que genera el proceso soberanista y la posibilidad de que el Parlament haga en los próximos días una declaración unilateral de independencia.

CaixaBank, Gas Natural, Banco Sabadell, Naturhouse, Oryzon, Eurona, Banco Mediolanum, Arquia Banca o Dogi son algunas de las compañías que han decidido mover su sede a otras ciudades españolas, una decisión que ya tienen sobre la mesa otras empresas catalanas como Freixenet, Renta Corporación o Catalana Occidente.

Fotos

Vídeos