Valencianos en el espacio

Raúl Verdú y Raúl Torres son los fundadores de PLD Space | La empresa ha recibido la mayor contribución de fondos de la Comisión Europea a una pyme con dos millones de euros para su nueva lanzadera

Raúl Torres y Raúl Verdú, fundadores de PLD Space./LP
Raúl Torres y Raúl Verdú, fundadores de PLD Space. / LP
Á. M.

Cabo Cañaveral, el cosmódromo de Baikonur... y el Aeropuerto de Teruel. La empresa valenciana PLD Space ha unido la instalación turolense a la corta lista de puertos espaciales terrícola al convertirla en su centro de despegue de cohetes 'made in Spain'. El proyecto va muy en serio y ha conseguido la mayor ayuda que concede la Unión Europea a una pequeña empresa: dos millones de euros.

Sobre que haya un aeródromo turolense, que nadie se asuste. Se trata de uno de los mayores talleres mecánicos de aeronaves de Europa, no recibe vuelos de pasajeros y es un punto ideal para el trabajo de investigación de la firma con sede en Elche que fundaron en 2011 Raúl Torres y Raúl Verdú. PLD Space es una empresa puntera del Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández (UMH) que opera en el sector aeroespacial y ya en 2015 realizó con éxito la primera prueba de su motor cohete de combustible líquido desarrollado y fabricado en España.

Además, ha sido distinguida como una de las 100 mejores 'start-ups' del sur de Europa por South Summit, y reconocida por su actividad empresarial por parte de la Asociación Española de Científicos. Un año antes, sus cofundadores fueron seleccionados por la institución estadounidense Kairos Society entre los 100 emprendedores menores de 30 años más influyentes para el futuro.

A la hora de repartirse funciones, Torres ejerce de responsable de la firma como CEO. Licenciado en Ciencias Biológicas, Biotecnología y Biomecánica por la Universidad de Alicante desde 2010, el verano de ese año expuso sus investigaciones en el Centro de Astrobiología de Madrid (CSIC-INTA) sobre las analogías entre el suelo marciano y el del río Tinto de Huelva, famoso por el alto contenido de sulfuros de metales pesados.

Acto seguido se matriculó en Ingeniería Aeroespacial, Propulsión y Vehículos Aeroespaciales en la Universidad Politécnica de Valencia, estudios que aún compatibiliza con sus labor empresarial.

Por su parte, Raúl Verdú es el encargado de los asuntos más industriales de la compañía. En su caso, tuvo muy claro desde el primer momento su objetivo, matriculándose en Ingeniería Mecánica por la Universidad Miguel Hernández de Elche e Ingeniería Industrial, aunque esta última la tiene pendiente de finalización. Hasta la fecha, la compañía ha recibido el apoyo de la Comisión Europea así como de diferentes instituciones nacionales como CDTI, la Empresa Nacional de Innovación Sociedad Anónima (ENISA), Institut Valencià de Finances (IVF) o SUMA Teruel.

Asimismo, PLD Space trabaja conjuntamente con la Agencia Espacial Europea (ESA) en el marco del Programa de Preparación para Futuros Lanzadores (FLPP por sus siglas en inglés), y en un proyecto llamado Liquid Propulsion Stage Recovery (LPSR).

La compañía ilicitana está respaldada, además, por varios inversores privados y por la empresa multinacional española GMV, responsable del desarrollo de la aviónica, del guiado, navegación y control (GNC) y de la telemetría de los lanzadores de PLD Space. Desde la participación de GMV como inversor y socio tecnológico, la start-up aeroespacial ha crecido exponencialmente.

Con la ayuda que les ha otorgado la Comisión Europea, «estamos mucho más cerca de desarrollar un cohete espacial que permita a España tener capacidad propia de lanzamiento científico y comercial al espacio. Una oportunidad como esta sólo está al alcance, en la actualidad, de diez países en todo el mundo», asegura Raúl Torres. Concretamente, esta dotación permitirá a la compañía continuar con el proyecto Arion 1 para el desarrollo de lanzadores espaciales reutilizables.

Fotos

Vídeos