Mango entra por primera vez en números rojos, perdiendo 61 millones

Próxima apertura de una tienda de Mango.
Próxima apertura de una tienda de Mango. / Jesús Andrade

Frente a los 4 millones de beneficio del año anterior, la cadena de moda cerró 2016 con esas sorprendentes pérdidas

EFEBarcelona

La cadena de moda Mango ha entrado en números rojos, por primera vez en su historia, tras cerrar 2016 con unas pérdidas de 61 millones de euros, frente a los 4 millones de beneficio del año anterior, debido a la caída de las ventas, las inversiones realizadas y el impacto negativo del cambio de divisas.

La multinacional alcanzó el pasado año una facturación de 2.260 millones de euros, casi un 3% menos que en 2015, consecuencia principalmente de la "atonía" del mercado en el primer semestre, ya que en la segunda parte del ejercicio la actividad remontó.

El 79% de las ventas correspondieron el mercado internacional, según ha informado este viernes Mango. El ebitda (beneficio bruto de explotación), por su parte, cayó más de un 54%, hasta situarse en 77 millones de euros, frente a los 170 del año anterior.

Mango asegura que el resultado del último ejercicio se ha visto afectado por unas ventas "por debajo de las expectativas" en el primer semestre, por la implantación del plan de transformación del negocio y por el comportamiento de algunas divisas "clave" para la compañía, como la revalorización del dólar o la depreciación de la lira turca y el rublo ruso.

Asimismo, la marca ha mantenido un fuerte ritmo inversor con la remodelación de sus tiendas y la puesta en marcha de su nuevo centro logístico mundial en Lliçà d'Amunt (Barcelona).

Mango señala, no obstante, que en septiembre de 2016 la evolución del negocio cambió "radicalmente" y que se registró un crecimiento de la cifra de ventas, lo que le lleva a pensar que este 2017 volverá a entrar en beneficios.

"En 2016, hemos profundizado en el proceso de transformación del modelo de negocio de la compañía, lo que ha conllevado una rebaja en nuestro ebitda y, en consecuencia, un sacrificio en el beneficio de este año", ha apuntado Daniel López, vicepresidente ejecutivo de Mango.

"Los primeros resultados de esta decisión ya son visibles desde septiembre de 2016 y nos hace ser optimistas de cara a 2017", ha añadido. En el último año, Mango también ha avanzado en la profesionalización de su estructura directiva, reforzando su comité ejecutivo con la incorporación de nuevos directivos en las áreas de retail, producto, cliente y tecnología.

Las personas adecuadas

"Disponemos de las personas adecuadas para que Mango continúe formando parte del grupo de las grandes multinacionales del sector de la moda", ha subrayado López.

Lo que sí funciona bien, y cada vez mejor, es la venta online de Mango, que el pasado año creció un 25,6%, hasta alcanzar la cifra de 294 millones de euros, lo que supone el 13% del total de la facturación. La firma se ha fijado como objetivo que, en el año 2020, el canal de comercio electrónico alcance el 20% del total de la facturación.

En el último año, Mango ha impulsado la apertura de 'megatiendas', con una superficie media de 1.100 metros cuadrados, en paralelo al cierre de establecimientos de menor tamaño. Mango finalizó 2016 con 191 'megatiendas', 24 de ellas abiertas en el último año.

El grupo contaba a cierre de 2016 con 2.217 tiendas, tras haber decidido no renovar el acuerdo con la firma JC Penney en EE UU, con quien Mango tenía unos 440 pequeños espacios de venta. La multinacional, con sede en Barcelona, está actualmente presente en 110 países, en los que dispone de una superficie de venta global de 798.000 metros cuadrados.

Temas

Mango

Fotos

Vídeos