El juicio por los despidos en la extinta patronal Cierval, visto para sentencia

I. H. VALENCIA.

El juicio por los despidos de cuatro extrabajadoras de la extinta patronal Cierval quedó ayer visto para sentencia. A falta de saber si la justicia les da la razón y concluye que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) por el que perdieron su trabajo es nulo, su despido improcedente y si existió una sucesión empresarial con la CEV, ambas partes prefieren guardar silencio.

Desde la CEV, que dio el salto de provincial a autonómica tras la quiebra de Cierval, se limitan a confirmar que si la sentencia es contraria a sus intereses, recurrirán, y cabe suponer que las extrabajadoras harían lo propio. Sobre todo, tras sentirse respaldadas por instituciones como el Fogasa o la Inspección de Trabajo.

Si el despido es improcedente y la CEV se ve obligada a asumir las consecuencias, las indemnizaciones rondarán los 240.000 euros. Si el ERE es nulo, las readmitirá y les pagará lo que dejaron de percibir, una factura abultada para la que la CEV no reservó fondos, en atención al criterio de la asesoría laboral y la auditoría.

Fotos

Vídeos