Juan José Sabater Rosell: nuevos horizontes

Juan José Sabater Rosell: nuevos horizontes
lp

El Director Regional de El Corte Inglés, que forma parte de la compañía desde 2005, amplía sus competencias para dirigir toda la Comunitat y también Murcia

E. R.

En ocasiones, las compañías tiran de fichajes para capitanear nuevos frentes empresariales. Otras, muchas otras, prefieren recurrir a una persona de la casa, de confianza, para encomendarle nuevos proyectos o, simplemente, para otorgarle la responsabilidad de conservar la estabilidad frente a un mercado cada vez más exigente y competitivo.

Esta segunda opción es a la que ha optado El Corte Inglés a la hora de designar la dirección territorial de la Comunitat y Murcia a Juan José Sabater Rosell, quien ya disponía de experiencia al haber desempeñado las mismas funciones para Valencia y Castellón. Con la integración de ambas autonomías en la misma estructura operativa, Sabater amplía sus competencias.

A sus 57 años, posee una dilatada trayectoria profesional en el sector de la distribución que comenzó en 1979 en el Grupo Promodés y posteriormente en el Grupo Carrefour, realizando funciones directivas en diferentes provincias españolas, entre ellas Valencia, Alicante, Huelva, Sevilla y Málaga.

En concreto, fue en 2005 cuando se incorporó al Grupo El Corte Inglés, tal y como indica la firma. Desde entonces ha tenido, entre otras, la responsabilidad de dirigir consecutivamente varios centros de Valencia.

Sin embargo, no fue hasta 2013 cuando tomó el timón de la dirección territorial de Valencia y Castellón tras sustituir a Marino Fernández-Bravo. «Cuatro años después se produce la integración operativa de la empresa en la Región de Murcia y la Comunitat», explican desde la compañía que preside Dimas Gimeno.

Son varios los desafíos y proyectos a los que se enfrenta la corporación. El más reciente es su integración de la antigua filial Hipercor, que conllevará un período de negociación para modificar los horarios comerciales de unos 58.000 trabajadores -a nivel nacional- con el fin de adaptar la plantilla del hipermercado a la nueva realidad comercial. Esa negociación se realiza a escala estatal, pero contará con la situación específica de un mercado tan relevante como el de la Comunitat Valenciana.

De hecho, está también el reto que deriva de los cambios legislativos sobre horarios comerciales, que en el caso valenciano ya cuenta con un principio de acuerdo por parte de todo el sector, aunque aún falta su aprobación en la próxima reunión formal de los órganos institucionales. En dicho pacto, se contempla una reducción de los domingos y festivos con posibilidad de apertura.

A nivel más general, otro de los desafíos es la necesidad de adaptarse a los nuevos tiempos en una estrategia que pasa por la omnicanalidad. De hecho, las ventas digitales de El Corte Inglés han mejorado un 40% en el último año, mientras que el número de pedidos 'on line' ha avanzado un 60% y el tráfico de su web lo ha hecho a un ritmo del 25%. Entre todos los departamentos, destaca el crecimiento del 20% en alimentación.

Por lo que respecta a las cuentas de la mercantil a nivel general, los resultados han crecido por tercer año consecutivo al registrar unas ganancias de 161,8 millones de euros en 2016, lo que supone un incremento del 2,4% con respecto al año anterior. El avance de los beneficios del grupo de distribución es menor que el que consiguió en 2015, cuando despuntaron un 34%, debido fundamentalmente a los costes asociados al ajuste de plantilla que llevó a cabo la firma durante el pasado ejercicio. Si no hubiera sido por esta circunstancia, el resultado neto atribuido se habría aproximado a los 300 millones de euros.

En febrero de 2016, anunció un plan de bajas incentivadas para mayores de 58 años que finalmente le ha supuesto un coste de 178 millones, una factura que ha tenido que reflejar en estos resultados. Es un proceso que la firma «da por finalizado», después de que hayan salido de la empresa 1.341 empleados, aunque al mismo tiempo se han incorporado otros 1.200 nuevos perfiles.

No obstante, pese a que la cifra de negocio ha superado los 15.504 millones, no es aún suficiente para que el beneficio neto alcance los registros previos a la crisis: en 2008 el conjunto de enseñas que forman la compañía ganó 382 millones de euros con una facturación que superaba los 17.300 millones. En cualquier caso, desde el Grupo El Corte Inglés se muestran «satisfechos» con los resultados y anticipan que sus previsión pasan por que la actividad de este ejercicio ofrecerá unas cuentas aún mejores.

Fotos

Vídeos