La inspección de Trabajo obliga a Deliveroo a cotizar por sus repartidores

Un repartidor de comida a domicilio, durante un servicio en París./Reuters
Un repartidor de comida a domicilio, durante un servicio en París. / Reuters

La administración considera que son falsos autónomos, al existir una auténtica relación laboral

EFEValencia

La empresa de entrega de comida a domicilio Deliveroo "encubre" una auténtica relación laboral con sus repartidores, según la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Valencia que ha extendido la correspondiente acta de liquidación de cuotas por las cotizaciones que la compañía debía haber pagado. Así lo recoge un escrito de la Inspección en respuesta a la denuncia presentada en julio por el Sindicat de Treballadors de la Indústria, Comerç y els Serveis-Intersindical Valenciana contra la mercantil Roofoods Spain (Deliveroo), según ha informado hoy este sindicato en rueda de prensa.

La jefa de la unidad especializada en el área de Seguridad Social de la Inspección provincial de Valencia ha llevado a cabo actuaciones inspectoras sobre la empresa para determinar la naturaleza de la relación con los repartidores en bici ("riders"), que han determinado que se trata de una auténtica relación laboral y, por tanto, ha habido una falta de alta y cotización en el Régimen General.

En su denuncia, Intersindical señaló que la empresa impuso una relación mercantil a los repartidores para ser contratados, lo que llevó a los trabajadores a darse de alta en el Régimen de Autónomos.

No obstante, el sindicato consideró que concurrían "todas y cada una de los requisitos exigidos por la normativa y la jurisprudencia para caracterizar la laboralidad de una relación", y entiendió que la "apariencia mercantil" de la relación "solo puede ser considerada como un fraude de ley impuesto por la demandada como ilícito requisito para poder acceder al puesto de trabajo".

La Inspección ya ha comunicado su alta, y en su caso, baja en el Régimen General en la empresa durante los respectivos periodos de prestación de servicios, así como la correspondiente acta de liquidación de cuotas, según la información que ha proporcionado Intersindical.

Estas actuaciones no son firmes y pueden ser recurridas por la empresa que, de producirse, dará lugar al inicio de un procedimiento de oficio ante la jurisdicción social, que será la que definitivamente declare o no la existencia de la relación laboral entre los trabajadores de Valencia y la empresa.

Según denunció Intersindical, los repartidores trabajan con parte de los medios y materiales proporcionados por la empresa, y siguen las órdenes y directrices de sus superiores jerárquicos y bajo sus normas de organización.

La empresa establece un horario de trabajo mediante un calendario semanal y los repartidores trabajan con un vehículo de su propiedad (bicicleta o motocicleta), y perciben un plus por gastos asociados, y un teléfono móvil también de su propiedad.

Para la ejecución de sus funciones, necesitan una aplicación de teléfono móvil que es propiedad de la empresa y ésta lo gestiona, y perciben una remuneración fija de 8 euros por hora de trabajo.

Fotos

Vídeos