Idilia Foods (Cola-Cao y Nocilla), valencianos adoptivos con ganas de echar raíces

Ignacio Ferrero, dueño de Idilia Foods, que anunció su salida de Cataluña en octubre con destino a Valencia. /LP
Ignacio Ferrero, dueño de Idilia Foods, que anunció su salida de Cataluña en octubre con destino a Valencia. / LP

La compañía de la familia Ferrero dejó Cataluña ante la inseguridad jurídica que generó el desafío nacionalista en octubre de 2017. Ahora manifiesta su voluntad de permanencia en la Comunitat al entrar en AVE

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

La Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) presentó hace unos días a la decena de nuevos miembros de la organización y, entre ellos, destacó la presencia de Ignacio Ferrero, uno de los cuatro hermanos propietarios de Idilia Foods, la fabricante de Cola-Cao, Nocilla, Paladín y Okey. Se une así al 'lobby' valenciano una de las principales compañías que dejaron Cataluña a causa de la inestabilidad generada con el desafío soberanista y que, en este caso, optó por Valencia para situar su sede.

El paso se ha interpretado como una demostración de compromiso con su tierra de adopción. De hecho, ha sido la primera en formalizar esta demostración de integración. Cierto es que las entidades financieras Sabadell y Caixabank han iniciado los trámites para inscribir en AVE a sus presidentes Josep Oliu y Jordi Gual (ya que la pertenencia tiene que ser personal, ya que es un club de empresarios y no de empresas), pero todavía no han completado el proceso. La empresa, que surgió de la división de la antigua Nutrexpa, tiene sus raíces en Cataluña desde hace más de 70 años. Propiedad de la familia Ferrero (que no hay que confundir con el grupo italiano del mismo nombre que produce Nutella, Kinder, Tic Tac y Ferrero Rocher), anunció el pasado 9 de octubre que sacaría su sede social de esa comunidad «ante una declaración de independencia» con el fin «de mantener la seguridad jurídica para poder seguir trabajando con normalidad».

En manos de los hermanos Ignacio, Javier, Antonio y Núria Ferrero se constituyó en 2015 con el negocio del chocolate de la antigua Nutrexpa, mientras que su primo Javier Ventura optó por seguir en solitario controlando él Adam Foods, que incluye las marcas de galletas Artiach y Cuétara, patés La Piara, miel de Granja de San Francisco, Phoskitos y caldos Aneto.

La firma nació en 2015 tras la división de Nutrexpa entre los miembros de la familia

Idilia Foods factura unos 280 millones de euros y cuenta con una plantilla de 700 personas y dos factorías en las localidades barcelonesas de Parets del Vallès y Montmeló, además de una tercera en la República Popular de China.

Actualmente dispone de unas recién estrenadas oficinas centrales en el Edificio Europa de la Avenida de Aragón de Valencia, un complejo que es propiedad de Pedro Sentieri, empresario inmobiliario madrileño que en Valencia es dueño de ese edifico y del Edificio América, situado en la plaza del mismo nombre de la capital y que tiene como inquilino al Partido Popular de la Comunitat Valenciana, entre otras entidades y empresas.

En el caso del Edificio Europa, Idilia Foods tiene como nuevos vecinos al despacho Cuatrecasas Abogados o a la consultora Deloitte, que ocupan varias plantas de la torre, planteada desde sus inicios como un complejo de referencia y tecnológico que lo hace un 'edificio inteligente'.

Idilia Foods fabrica marcas como Cola-Cao, Nocilla, Paladín y Okey
Idilia Foods fabrica marcas como Cola-Cao, Nocilla, Paladín y Okey / LP

No resulta fácil que traslade su centro de producción, ya que en 2016 inició un plan de inversiones por un montante de 15 millones de euros para la creación de un renovado complejo industrial y logístico en los terrenos que actualmente ocupa la fábrica de Parets del Vallés (Barcelona). En el nuevo centro se llevará a cabo la elaboración de todos sus productos: Cola Cao y Paladín, que ya se elaboran en esta planta; y Nocilla y Mesura, que actualmente se producen en la fábrica de Montmeló. Las obras, empezaron hace año y medio, significando una ampliación en 6.900 metros cuadrados de la fábrica y en 2.000 metros cuadrados del almacén. También se crearán nuevas zonas de envasado, I+D+i y servicios. La renovación permitirá una mayor capacidad de innovación y diversificación de la gama de productos de Idilia Foods.

La creación de un único complejo logístico industrial dotará a Idilia Foods de las capacidades de I+D+i, de producción, y de la infraestructura logística necesaria para abordar los proyectos de futuro que aborda la compañía y conllevará mejoras de eficiencia en materia energética y logística, además de sinergias en el campo industrial, tecnológico y de innovación. Toda la plantilla del centro de Montmeló se unirá al personal de Parets del Vallés en las nuevas instalaciones de la compañía que, según las previsiones, estará en pleno funcionamiento durante 2018.

Fotos

Vídeos