Greene instalará en Algimia de Alfara una planta de gasificación para generar biodiésel

La empresa ilicitana producirá syngas (combustible gaseoso) a partir de la fracción rechazo de los residuos sólidos urbanos

EUROPA PRESS VALENCIA

La empresa Greene Waste to Energy (Greene) iniciará en 2018 la instalación y puesta en marcha de una planta de gasificación para tratar la fracción rechazo del residuo sólido urbano que se genera en la planta de tratamiento ubicada en el municipio valenciano de Algimia de Alfara.

La firma ilicitana participa en este proyecto junto a la empresa que gestiona la planta de residuos urbanos, Técnicas y Tratamientos Medioambientales S.A.U (Tetma), la Asociación Empresarial Centro Tecnológico de Energía y Medio Ambiente (Cetenma) de Murcia, la Diputación Provincial de Castellón y el instituto tecnológico sueco KTH, según ha informado en un comunicado.

El objetivo principal del proyecto, que cuenta con un presupuesto de 2,2 millones de euros, es la puesta en marcha de una planta de gasificación con tecnología de Greene, para la producción de syngas (combustible gaseoso) a partir de la fracción rechazo de los residuos sólidos urbanos, procedentes de la planta de gestión de residuos urbanos ubicada en la localidad de Algimia de Alfara, que se encuentra en la provincia de Valencia.

De este modo, el gas obtenido se transformará en biodiésel el cual será susceptible de ser usado como combustible para vehículos. El proceso de gasificación desarrollado por Greene reduce los gases de efecto invernadero que se producen en un vertedero, ya que al eliminar los residuos evitamos que se produzcan dichos gases, además de que contribuye a la implantación de un modelo de economía circular, ya que un residuo sin posibilidad de reciclaje se convierte en combustible.

Este proyecto, que se conoce con el acrónimo #Waste2biofuel, ha sido elegido por la Unión Europea para ser financiado parcialmente en el marco del Programa LIFE, una iniciativa dirigida al ámbito medioambiental que pretende contribuir al desarrollo sostenible y al logro de los objetivos y metas de la Estrategia Europa 2020.

Según ha explicado el responsable del proyecto en Greene, Enrique Aráez Briegas, su tecnología es capaz de eliminar los residuos sólidos urbanos que van a vertedero, para su enterramiento y usarlos para producir un gas y, posteriormente, obtener un biodiesel. "Convertimos un problema en una oportunidad y eliminamos hasta el 90% de los residuos sólidos urbanos que van directamente a vertedero y no generan ningún valor", ha remarcado.

Aráez Briegas ha indicado que como beneficio se obtiene una nueva materia prima que es el gas de síntesis, capaz de ser transformado en un producto de alto valor añadido como es un biodiesel, lo que nos permitiría no depender de los combustibles fósiles".

Los integrantes del consorcio de empresas y entidades colaboradoras se reunirán el próximo 14 de noviembre en la planta de Algimia de Alfara para abordar las distintas fases del proyecto, que está previsto que finalice en 2020. En dicha reunión, se tratarán los aspectos técnicos más significativos y se establecerá el plan de trabajo a seguir para llevar a cabo la construcción, instalación y puesta en marcha de la tecnología de gasificación de Greene en el cuarto trimestre de 2018.

Fotos

Vídeos