Fomento propone a García-Legaz como nuevo presidente de AENA

El ex secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz./TVE
El ex secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz. / TVE

El nombramiento del ex secretario de Estado de Comercio se oficializará este viernes, al contar el Estado con mayoría (51%) en el seno del gestor aeroportuario, y tomará posesión el lunes próximo

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

El consejo de administración de AENA decidirá este viernes el nombramiento de Jaime García-Legaz como presidente y consejero delegado de la compañía, quien tomaría posesión de su cargo el lunes siguiente en sustitución del dimitido José Manuel Vargas. Aunque de momento solo existe una propuesta de Enaire, empresa matriz del gestor aeroportuario, se da por seguro que saldrá adelante al contar con mayoría (51%) en el capital social de la compañía semipública.

No obstante, de acuerdo con la Ley de Sociedades de Capital y la normativa interna de AENA, otros accionistas podrían plantear sus propias propuestas de candidatos. Así lo ha hecho Enaire, dependiente del Ministerio de Fomento, con García-Legaz. Nacido en Murcia en 1968, es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por CUNEF y doctor en Economía por la Universidad Complutense de Madrid, además de haber sido profesor del Instituto de Empresa, ICADE y la referida CUNEF.

Desde noviembre pasado preside la Compañía Española de Seguro de Crédito a la Exportación (CESCE), la tercera firma europea más importante de su ramo. Entre 2011 y 2016 fue secretario de Estado de Comercio con Luis de Guindos como titular de Economía. En ese mismo período ejerció asimismo como presidente del ICEX, la agencia española de apoyo a la internacionalización de la empresa española.

También llegó a dirigir la sociedad pública Invest in Spain, encargada de la política de atracción de inversiones hacia España, así como la Fundación CECO, encargada de la formación especializada en comercio internacional.

Más privatización

En los últimos meses Vargas había venido advirtiendo en varias ocasiones acerca de la «complejidad» de gestionar el accionariado tras la salida a Bolsa y la necesidad de que la compañía “debe salirse de la política”. Y es que, además de la participación mayoritaria del Estado, la propiedad se la reparten el fondo de infraestructuras TCI, con un 11,3%, o las entidades financieras HSBC, con un 5,2%, y Deutsche Bank, con 4,4%, entre otros.

El dimitido presidente se ha mostrado siempre partidario de avanzar en la privatización de AENA, a fin de que tuviera más autonomía para poder expandir su negocio en el extranjero, desarrollar su propia política laboral o lanzarse a realizar operaciones empresariales de calado. Precisamente, la última desavenencia en el campo corporativo llegó este verano después de que Enaire se negara a que el gestor lanzara una oferta pública de adquisición (OPA) sobre la concesionaria Abertis, tentada por la italiana Autoestrade.

Fotos

Vídeos