El Corte Inglés usará sus centros para agilizar los envíos frente a Amazon

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, ayer durante su conferencia en Madrid. / efe
El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, ayer durante su conferencia en Madrid. / efe

Dimas Gimeno defiende una plataforma europea que compita con los distribuidores virtuales, a los que acusa de tener fiscalidad «ventajosa»

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

El presidente de El Corte Inglés, Dimas Gimeno, ha reconocido que la «nueva prioridad» del grupo de distribución es el comercio electrónico y que los competidores a los que tiene que enfrentarse son los grandes operadores que comercializan todo tipo de productos a través de sus páginas 'web', fundamentalmente Amazon y Alibaba. Atrás quedan los planes de expansión internacional que, por ahora, se encuentran aparcados. Consciente de la cuota de mercado que estas compañías emergentes están atrayendo entre los ciudadanos, el primer ejecutivo de los grandes almacenes quiere aprovechar su presencia en las zonas estratégicas de las grandes ciudades y su implantanción en la mayor parte de las capitales de provincia y otros municipios para convertir todas esas tiendas «en lugares para poder realizar envíos» de las compras que los clientes realizan desde Internet.

Dimas Gimeno considera que el grupo juega con la «ventaja» de sus ubicaciones para poder llegar a los usuarios de forma más rápida que los grandes operadores 'on-line', como Amazon, cuyos centros de distribución se encuentran en las afueras «y de unas pocas ciudades». La cadena de distribución quiere alcanzar a medio plazo un millón de productos expuestos en su portal, frente a los 200.000 actuales, «para que lleguen en menos de dos horas a los domicilios», indicó ayer Gimeno en un encuentro de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE). En ese acto, explicó cómo la unión de las tiendas físicas y su portal genera «un sistema único» que posibilita las «ventas cruzadas», esto es, que el usuario de la 'web' compre en sus grandes almacenes cuando vaya a resolver cuestiones relativas a su pedido virtual.

Ante el papel que están jugando estos competidores, el presidente de El Corte Inglés también apuesta por «promover en posibles alianzas entre distribuidores convencionales y tecnológicos» en el ámbito europeo. Se trataría de una plataforma en condiciones de enfrentarse cara a cara frente a las que se encuentran implantadas desde EE UU y China. «Podemos encontrar vías de colaboración para crear una plataforma europea capaz de competir en igualdad de condiciona a los grandes operadores», indicó.

Aunque Gimeno reconoce que el negocio de Amazon «es espectacular», pero exige la «necesidad urgente» de que existan «reglas de juego homogéneas» para poder competir «en igualdad de condiciones». El presidente de El Corte Inglés sostiene que que estas plataformas «no están sujetas a horarios comerciales» ni de «libertad de establecimiento», además de «disfrutar de una fiscalizad absolutamente ventajosa». No quiere «un proteccionismo caduco», pero sí «una igualdad para que no se vulnere la libre competencia».

Cuarto año de crecimiento

Durante su intervención en la jornada de CEDE, Dimas Gimeno anticipó, a grandes rasgos, los resultados del grupo en 2017, unas cuentas que son habitualmente presentadas de forma oficial a finales de agosto tras la junta de accionistas de la corporación. El Corte Inglés registró el año pasado su «cuarto ejercicio consecutivo de crecimiento» tanto en facturación como beneficio, después de siete duros años de crisis económica que afectaron a sus resultados.

En el caso de las ventas «han crecido un poco más de lo que lo han hecho la media del comercio», mientras que las ganancias han mejorado «por encima del doble dígito». En 2016, el grupo de grandes almacenes ganó un 2% más, hasta registrar 162 millones de euros de beneficios, con un Ebidta que superó los 15.500 millones.

Fotos

Vídeos